Pasar al contenido principal

¿Endeudamiento a pupitrazo?

Cursa ante el Concejo Municipal de Ibagué, Proyecto de Acuerdo por medio del cual el Alcalde de Ibagué, Andrés Fabián Hurtado, busca le sea autorizado un cupo de endeudamiento por $105.000.000.000 millones de pesos

Su destinación: invertirlos “de acuerdo con la evaluación económica y de conveniencia que realice la administración municipal”, en la financiación de programas y proyectos del Banco de Programas y Proyectos de Inversión Municipal y/o proyectos del Plan Municipal de desarrollo que no ha sido aprobado, orientados a los sectores de agua potable y saneamiento básico (acueducto complementario), infraestructura (deprimido calle 60), vivienda (mejoramiento de viviendas), salud (unidades intermedias de salud), educación (megacolegios) y deporte (escenarios deportivos). 

Para poder aprobar este tipo de iniciativas el Cabildo Ibaguereño deberá, entre otros aspectos, dar cumplimiento a lo reglamentado por el Acuerdo 017 de 2016, el cual establece los requisitos necesarios para otorgar al Alcalde la autorización de celebrar contrato de empréstito. 

Sin embargo, uno de ellos como es la evaluación elaborada por una calificadora de riesgos, en la que se acredite la capacidad del Municipio para contraer un nuevo endeudamiento, no aparece dentro de la documentación aportada como fundamento del proyecto.Curiosamente, dicho requisito pretende suplirse aportando calificación de riesgo expedida por la firma Fitch Ratings, pero realizada el 18 de junio de 2019.

Adicionalmente, a pesar que en la exposición de motivos se hace referencia a los efectos socioeconómicos en Ibagué de la emergencia sanitaria; la proyección en el decrecimiento del 19% de los ingresos fiscales para 2021; la necesidad de adoptar medidas que permitan mitigar el impacto en las finanzas y los cálculos por recuperación de plusvalías proyectadas de los planes parciales El Zorro, Santa Cruz I y II, por el orden de $163.489.000.000, donde la administración considera prudente contar con un 25% ($40.000.000.000), temina concluyendo la necesidad de embarcar al Municipio en un nuevo endeudamiento.  

Conviene resaltar que las actuales condiciones fiscales y financieras del Ibagué no son las mismas de hace un año. La incertidumbre económica por cuenta de esta pandemia, asi como la suspensión de la actividades productivas de gran parte de nuestro tejido empresarial y la alta tasa de desempleo, son elementos indispensables que se deberán tener en cuenta al momento de pretender aprobar deliberadamente y a pupitrazo esta inicitaiva. Recordemos que la administración municipal cerró en diciembre de 2019 con un endeudamiento total de $132.500.000.000 millones de pesos y un costo ponderado del DTF + 2.3 puntos

Atrás quedaron las críticas y cuestionamientos que el año anterior el entonces candidato y hoy Alcalde realizaba a los empréstitos asumidos por la administración anterior. Pasaron al olvido las promesas del Plan de Gobierno “Todos por Ibagué” (ahora “Ibagué Vibra”), en el que planteaba el financiamiento mixto y privado, nacional e internacional, la busqueda de instrumentos económicos para impulsar actividades comprometidas con la sostenibilidad y la cofinanciación de obras de infraestructura vial con la Gobernación del Tolima. Ahora la “única” salida resulta siendo una operación de crédito público, como las que durante tanto tiempo reprochó

Es un imperativo que los Honorables Concejales actúen con responsabilidad y, si a bien lo tienen, evalúen estos aspectos jurídicos, económicos y financieros, antes de tomar cualquier decisión, especialmente, atendiendo al nuevo y complejo escenario que afrontaremos en los próximos meses durante las fases de contención, mitigación y convivencia con el Covid-19. 

Diseño y desarrollo web por Micoworker
© 2020 All reserved rights.