Pasar al contenido principal

Usted está aquí

En el sur del Tolima salieron de la oscuridad

Noventa familias campesinas de las veredas San Rafael y La Italia, ubicadas en la zona del Cañón del Anamichú y el corregimiento de Herrera en Rioblanco, cuentan con energía eléctrica.
Publicidad
Autor: Redacción Comercial
Autor:
Redacción Comercial

Noventa familias campesinas de las veredas San Rafael y La Italia, ubicadas en la zona del Cañón del Anamichú y el corregimiento de Herrera en Rioblanco, cuentan con energía eléctrica gracias al proyecto de electrificación rural que ejecutó la Gobernación del Tolima a través de la Secretaría de Infraestructura y Egetsa, en el que se invirtió $950 millones.

Y es que estas comunidades, que habitan una zona que estuvo sitiada por la presencia de la guerrilla de las Farc, llevaban más de 25 años solicitando a los gobiernos de turno “que los sacara de la oscuridad” y contar con el suministro de energía eléctrica.

Hoy ese sueño se hace realidad al cumplirse el compromiso que adquirió el gobernador Oscar Barreto con los habitantes de la región cuando visitó al centro poblado de Gaitán en enero de 2017.

Para la comunidad de San Rafael el día a día se transformó en torno a este proyecto, el presidente de la Junta de Acción Comunal (JAC), Julián Rodríguez indicó: “no tenemos palabras para agradecer esta acción del Gobernador, él sí sabe cuáles son las necesidades de los campesinos, viene a estas regiones y con seriedad se compromete y cumple, ahora esperamos que antes de terminar su gobierno venga y nos visite para agradecerle personalmente”.

Asimismo Ángel María Suarez, concejal de Rioblanco afirmó: “Acá venían a prometerle a la gente la electrificación y nunca volvían, hoy es otra historia porque tenemos un Gobernado que está comprometido con el desarrollo de Rioblanco”.