Pasar al contenido principal

En 50 días, el IBAL perdería 860 millones que entregó el Gobierno Nacional por negligencia

Investigación
Autor:
Autor:

En 50 días, la Empresa Ibaguereña de Acueducto y Alcantarillado (IBAL) perdería 860 millones de pesos que entregó el Gobierno Nacional por negligencia administrativa.

Los recursos están depositados en las cuentas del Fondo de Adaptación del Ministerio de Hacienda, desde hace dos años, porque el IBAL no ha presentado los estudios y diseños de las obras que el Gobierno pretende cofinanciar para garantizar la continuidad en la prestación del servicio de agua en más de 12 mil hogares de Ibagué.

ELOLFATO.COM pudo establecer que si la empresa no presenta los estudios y los diseños correctamente, antes del próximo 18 de diciembre, el convenio se liquidará y los recursos se invertirán en otras regiones del país.

El pasado 27 de mayo, este portal había denunciado la falta de gestión de los directivos del IBAL frente a la consecución de estos recursos, pero el alcalde Luis H. Rodríguez dijo en ese momento que no sabía de qué se trataba porque él no leía este medio de comunicación. (Ver Luis H. dice que no lee elolfato.com pero reacciona a las denuncias)

La historia del convenio

Inicialmente, los 860 millones de pesos se asignaron para cofinanciar la “reconstrucción de la bocatoma Combeima debido al deterioro por el incremento del caudal del río a causa de los fenómenos climáticos”. Así quedó consignado en el convenio interadministrativo suscrito entre Carmen Elena Arévalo, gerente del Fondo de Adaptación, y el alcalde de Ibagué, Luis H. Rodríguez, el 8 de noviembre de 2013. (Ver convenio)

Pero pasaron 16 meses y el IBAL no presentó los estudios que exigía el Fondo de Adaptación. Mientras tanto, las obras de estabilización de la bocatoma del Combeima siguen en el aire y la ciudad expuesta a una emergencia.

Solo hasta el 20 de marzo de 2015, el IBAL le dijo al Fondo de Adaptación que “ante el estado crítico de la Bocatoma”, y la no aprobación de los estudios presentados, preferían invertir recursos propios en las obras de reforzamiento y que los 860 millones de pesos se reutilizaran en “obras de mitigación (…) aguas arriba de la Bocatoma”.

El Gobierno Nacional aceptó la solicitud pero también exigió la “contratación y/o elaboración de todos los estudios y diseños requeridos para la ejecución de las obras de mitigación, acorde a con los lineamientos del FONDO”.

Pues el IBAL no hizo una cosa ni la otra. No fue cierto que intervendría con “recursos propios” la bocatoma del Combeima ni ha hecho los estudios para las obras de mitigación en la parte alta.

El IBAL reversó la solicitud

En junio de 2015, el gerente del IBAL, Carlos José Corral, le pidió nuevamente al Fondo de Adaptación que les permitiera continuar con la elaboración de los diseños para atender los daños presentados en la bocatoma del Combeima, y que se acogería a los lineamientos definidos por esta Entidad. Esa reunión ocurrió días después de la denuncia hecha por ELOLFATO.COM. (Ver IBAL perdería otro aporte millonario del gobierno por negligencia: 860 millones para reconstruir la bocatoma)

El Gobierno le dijo otra vez que sí, pero les hizo las siguientes exigencias:

  • Presentar, a más tardar el día 9 de julio de 2015, el cronograma para la elaboración y entrega de diseños definitivos del proyecto del asunto.
  • Los productos a entregar, como resultado de los diseños, por parte de la Empresa Ibaguereña de Acueducto y Alcantarillado (IBAL) deben contener el alcance y lineamientos técnicos dados en repetidas oportunidades por la Gerencia CEISMA (Firma interventora).
  • El Municipio y/o el IBAL, debía (n) manifestar de manera formal, a más tardar el día 9 de julio de 2015, que cuenta (n) con la disponibilidad de recursos necesarios para la ejecución de las obras del proyecto, valor resultante de los diseños a ser presentados por la entidad territorial, y aprobados por la Interventoría.

Pero hasta hoy - 28 de octubre- no lo han hecho. Por eso el Ministerio de Hacienda advirtió que “dado el reiterado incumplimiento por parte del Municipio y el IBAL, el Fondo mediante oficio del 5 de agosto de 2015, solicitó el cumplimiento para la presentación de los diseños y precisó que el plazo de ejecución del convenio Nº 173  de 2013, vence el próximo 18  de diciembre de 2015; por consiguiente si para esa fecha el municipio no cuenta con los diseños definitivos y aprobados por el Fondo de Adaptación y con los recursos de cofinanciación para la ejecución de las obras; se procederá a liquidar el convenio, siendo responsabilidad del Municipio y del IBAL la no ejecución de las obras identificadas para intervención por parte del Fondo de Adaptación”.

Respuesta del IBAL

La oficina de prensa del IBAL respondió que la empresa tiene plazo “hasta diciembre” para entregar los diseños, lo que quiere decir que esperarán hasta última hora para cumplir con las exigencias del Fondo de Adaptación.

Sin embargo, es necesario precisar que el plazo de dos años que entregó el Gobierno no era para presentar los diseños sino ejecutar las obras.

La entidad también aseguró que los 860 millones son un aporte muy bajo porque el proyecto, con estudios y obras, cuesta más de 6.000 mil millones. Pero eso no se lo ha informado oficialmente al Fondo de Adaptación.

Llama la atención que esta respuesta es la misma que entregaron cuando estuvieron a punto de perder los 60 mil millones destinados para el acueducto alterno, y que destinó el Ministerio de Vivienda. También dijeron que era muy poco el aporte y que el proyecto realmente no se necesitaba.

© 2021 All reserved rights.
Diseño y desarrollo web por Micoworker