Pasar al contenido principal

El tolimense que destronó al mejor del atletismo en Colombia

La historia del deportista que triunfa en los Juegos Olímpicos de Tokio 2020.
Historias
Autor: Redacción Ibagué
Autor:
Redacción Ibagué
El tolimense que destronó al mejor del atletismo en Colombia

El nombre de Jeisson Suárez Bocanegra se ha convertido en sinónimo de triunfos, de medallas, alegría y orgullo para los colombianos y, especialmente, para los tolimenses. El atleta nacido en el municipio del Líbano, hace 26 años, logró en este 2017 la consagración como uno de los mejores de su disciplina en  el país y -¿por qué no?- el mejor, luego de cerrar con broche de oro la temporada con su participación en los Juegos Bolivarianos, de Santa Marta, donde además de quedarse con la presea dorada, derrotó en línea de meta al que ha sido el máximo referente del atletismo colombiano, Diego Colorado, quien a sus 44 años, vio como su compañero de equipo le arrebató el honor y le impidió defender el título bolivariano.

Antes de su exitosa participación en los Juegos en la capital del Magdalena, Suárez Bocanegra, había logrado el primer lugar en la Copa Nacional de Montaña 2014, la Carrera de Girardot 2015, las medias maratones de Ibagué 2015 y 2017, Buga 2016, Yopal 2016 y Villavicencio 2017, Panamá 2016 y los 15 K de Temuco, Chile. “Desde que empezó el año teníamos pensado con mi entrenador, Juan Carlos Cardona, lograr la mejor marca durante toda la temporada para así no complicar la clasificación a los Juegos Bolivarianos de Santa Marta.

Estar en esa competencia con Diego (Colorado), que es mi rival directo de cara a la clasificación y estar los dos poniendo marcas importantes, nos permitió hacer equipo en Porvenir. Y sabiendo que juntos representaríamos a Colombia, es un honor haberle ganado, porque es uno de los rivales más fuertes, no solo para mí, sino para todos los atletas”, afirma Jeisson. Suárez inició jugando fútbol en las calles del Líbano, hasta que un docente en el Técnico Industrial, durante la prueba del Test de Cooper, vio que tenía mucho talento como fondista.

“Inicié jugando fútbol, tengo un primo que es futbolista profesional. Nos hemos hecho con esfuerzo y mucho trabajo, porque no teníamos los contactos directos para ser deportistas profesionales. Desde entonces me he puesto la meta de estar entre los mejores atletas del país”, recuerda.

"Lucho por este sueño en memoria de mi hermano"

La decisión que tomó Jeisson de ser profesional, la ayudó a construir uno de los sucesos más importantes y difíciles de su vida. En su último año de colegio, el fondista del equipo Porvenir, enfrentó la muerte de su hermano Hayden, con quien edificó ese sueño. Él se convirtió en un ángel que le da fuerza cuando está cansado y ánimo para salir a correr por sus sueños.

“Yo sé que me está viendo desde donde esté, por él decidí luchar por este sueño, representar a mi familia y hacerlos sentir orgullosos”, asegura.

Lleno de ilusiones empezó a trabajar con el profesor Luis Gabriel Villegas. Era habitual verlo recorrer las calles del municipio de arriba a abajo, desde muy temprano, todos los días, y al lado de su mentor, con quien logró darse a conocer en sus primeras carreras nacionales e incluso en una válida sub 23 en Ecuador.

“Empecé a ir a carreras importantes, a darme a conocer, aunque sabía que estaba muy lejos de las marcas de los grandes, así que llegué a Bogotá, y di por terminado mi ciclo con el profesor Villegas y empecé a trabajar con Humberto Ramírez”, cuenta Suárez.

Jeisson formó parte de la Liga del Tolima, pero culminó su representación para este departamento en los Juegos Deportivos Nacionales de Ibagué en el 2015. La falta de apoyo económico para el siguiente ciclo, lo condujo a aceptar la propuesta de correr con los colores del Valle.

“Los dirigentes me dijeron que los próximos cuatro años iba a haber menos apoyo para el atletismo, entonces, un buen ofrecimiento me llevó a ser parte de la Liga de Atletismo del Valle, con quienes estoy muy agradecido”, subraya. “Corro por el Valle pero me siento muy orgulloso de ser tolimense”, repite Jeisson en cada entrevista que concede.

“En cualquier parte del país o del mundo donde corro, siempre digo que soy del Tolima, que nací en el Líbano, y me identifico con el Tolima. En cualquier lugar que me encuentro a un ‘paisano’, me recuerda mi casa y me hace saber que tengo el respaldo de los míos”, insiste.

Sin embargo, dice que por haberse ido en un momento ascendente de su carrera, quedó con un sin sabor al no poder seguir representando los colores vinotinto y oro. “Tengo contrato hasta el 2019, después me gustaría volver a competir por el Tolima, aunque si Valle quiere continuar conmigo, también estoy para ellos”, afirma.

“Sueño con darle tranquilidad a mi familia, y que tengan una casa propia”

Jeisson respalda su éxito en la familia y el trabajo diario. Su padre Jesús Suárez, es agrónomo y vive en España. Su mamá, Lina Bocanegra, “hace los mejores tamales de Colombia”, dice el joven atleta. Los visita, cada vez que puede en una vivienda alquilada, situada en el barrio San Antonio del Líbano, donde también viven sus hermanos Karen, Yuli y Jhonatan.

El atleta libanense, sueña con regalarle a sus padres una casa propia para que se sientan más tranquilos. Actualmente, vive junto a su pareja en el municipio de La Ceja, Antioquia, con quien espera formar una familia más adelante. Mientras tanto, sigue su rutina diaria, entrenando ocho horas y representando a Colombia en las principales carreras del mundo, en la búsqueda de esa marca que en 2019, lo clasifique a los olímpicos de 2020 en Tokio.

Temas relacionados 
© 2021 All reserved rights.
Diseño y desarrollo web por Micoworker