Pasar al contenido principal

Usted está aquí

El sospechoso traslado de tres condenados por el escándalo de los Juegos Deportivos Nacionales de Ibagué

Investigación
Autor: ElOlfato
Autor:
ElOlfato

Solo horas antes del inicio de la audiencia de juicio oral en contra del contratista Manuel Ovalle, procesado por el presunto delito de enriquecimiento ilícito, por la coima de $100 millones que recibió por el contrato de la firma española Typsa, tres de los testigos que declararían en su contra fueron trasladados de la cárcel nacional de Picaleña al complejo penitenciario La 40, de Pereira.

La diligencia contra Ovalle se llevó acabo el miércoles 20 de febrero, y los testigos que presentó la Fiscalía fueron: Wilmer Manchola Cano y Amaury Elías Blanquicet, ambos señalados de ser testaferros de Orlando Arciniegas, y el exgerente del Imdri Carlos Heberto Ángel. Los tres están condenados por su participación en el desfalco de los Juegos Deportivos Nacionales de 2015. (Ver: Imputaron el delito de enriquecimiento ilícito al contratista Manuel Ovalle)

Los testigos lograron presentarse y rendir su testimonio en la sala de audiencia en el Palacio de Justicia de Ibagué, pero por poco no lo logran.

El juicio del ingeniero Manuel Ovalle genera mucho interés porque abriría otro capítulo de corrupción en el departamento, debido a que el procesado tenía una estrecha relación con Orlando Arciniegas y juntos habrían hecho “negocios” en la Empresa de Acueducto, Alcantarillado y Aseo del Tolima, Edat.

Arciniegas llegó a esa entidad como asesor en materia de contratación, al parecer, gracias a la buena relación política que sostenía en ese momento con el partido Liberal y, en especial, con el exsenador Mauricio Jaramillo. Incluso, el condenado abogado fue secretario general de esa colectividad. (Ver: Escándalo de los Juegos Nacionales revive las andanzas de Orlando Arciniegas en la Edat)

EL OLFATO pudo conocer y confirmar que a las 4:00 de la mañana del sábado 16 de febrero, guardias del Inpec llegaron a las celdas de Wilmer Manchola, Amaury Elías Blanquicet y Carlos Heberto Ángel, y les pidieron que alistaran todas sus cosas porque serían trasladados.

A los tres condenados los llevaron en un bus del Inpec, junto con otro grupo de internos que fueron distribuidos en cárceles del Eje cafetero. Manchola, Blanquicet y Ángel estuvieron en cárcel La 40, de Pereira.

El lunes en la mañana, los tres indagaron ante el departamento jurídico de la cárcel de Pereira a qué se debía su traslado y allí les informaron que se trató de un “error”.

¿Será que pensaron que la audiencia era el lunes o el martes, y con ese movimiento nos impedirían declarar en caso de Ovalle? ¿Quién estará detrás de este error en el Inpec?”, se preguntó uno de los condenados, quien dialogó telefónicamente con un redactor de EL OLFATO.

Después de ser informados del supuesto “error”, los tres testigos fueron enviados nuevamente a la cárcel nacional de Picaleña, a la que ingresaron el martes 19, es decir 24 horas antes de la audiencia de juicio contra Ovalle.

Esta información fue confirmada por el Inpec en Bogotá, entidad que se comprometió a indagar qué fue lo que ocurrió con estos tres reclusos que, casualmente, estaban citados como testigos por la Fiscalía.

“Es muy curioso que nos hayan movido a los tres, cuando los tres seríamos testigos, y pese a que estamos en patios diferentes. Es bueno que esto se sepa. Aquí adentro pasan cosas”, expresó otro de los condenados.

Y es que el Inpec ha estado en las últimas semanas salpicado en graves escándalos de corrupción, hechos por los cuales han sido capturados recientemente los directores de las cárceles La Picota y La Modelo, de Bogotá. (Ver: CTI captura al director de la cárcel La Picota, en donde está preso alias 'El chatarrero')

Finalmente, Ángel, Blanquicet y Manchola pudieron declarar en el caso de Manuel Ovalle, y por lo menos uno de ellos entregó información que compromete a Orlando Arciniegas, el otrora asesor de la cúpula del partido Liberal con la Edat.

“Conocí a Arciniegas porque yo trabajaba consiguiendo proyectos y él (Ovalle) manejaba unos negocios de unos contratos en la Gobernación del Tolima, unos temas de aguas de la Edat. A través de estos se pretendían construir dos acueductos en los municipios de Purificación y Fresno”, declaró Manchola Cano.

En ese momento, el partido Liberal controlaba la Gobernación del Tolima, a través de Luis Carlos Delgado, cuyo mandato fue del año 2012 al 2015.