Pasar al contenido principal

El ingeniero amigo del gerente del Ibal que lanzó duras críticas al acueducto del sur

Ibagué
Autor: ElOlfato
Autor:
ElOlfato

El ingeniero Luis Fernando Díaz, representante de la Veeduría Agua para Ibagué (VAPI), dijo que las obras proyectadas para la construcción del Acueducto Complementario de los barrios del sur buscan favorecer algunas zonas de expansión de la ciudad y advirtió que los acueductos bombeados, como plantea hacer el Ibal, no son viables financieramente.

Admite su relación personal con Alberto Girón pero deja claro que por encima de los sentimientos está la verdad. (Ver: Ibal no tiene claro cómo va a pagar el nuevo crédito de $40.000 millones para construir el acueducto del sur)

EL OLFATO: En su presentación en el Concejo de Ibagué usted explicó que existe un estudio del Acueducto Complementario del año 1996 muy diferente al que se tiene ahora. ¿En qué consistía?

Luis Fernando Díaz: Consistía en captar agua arriba en Cócora, instalar 12.7 kilómetros en tubería de 36 pulgadas y llevar esa agua al alto de Boquerón. Por esa razón en el alto de Boquerón, contiguo a los multifamiliares del Tejar se compró un lote bastante grande y ese lote era para construir una planta para tratamiento de agua potable para 800 litros por segundo. Es el punto más alto que tiene la ciudad de Ibagué y desde esa misma planta se preveía enviar agua potabilizada a toda la comunidad que conforma los barrios del sur, una obra que no valía un peso, pero obviamente tenían que construirse unas redes nuevas para garantizar que le llegará el agua a la comunidad de los barrios del sur.

E.O: ¿Quién elaboró esos estudios?

L.F.D: Ese fue el concepto original del Acueducto Complementario de Ibagué y esos estudios fueron elaborados por la firma estudios técnicos S.A., una multinacional muy sería, con muy buena experiencia, con trabajos por toda Suramérica, Centroamérica y a nivel mundial.

E.O: ¿Qué pasó entonces con ese diseño inicial?

L.F.D: Desafortunadamente el Ministerio de Vivienda cambió radicalmente el concepto, el diseño de estudios técnicos. Digo los cambió radicalmente porque ahora dicen que no se construirá la planta de tratamiento de Boquerón, sino que van a enviar toda el agua para las plantas del Ibal y la estructura que hay en el Ibal es para 2.250 metros por segundo. En la planta número uno, 1.500 litros, en la número dos, 750 litros. Esa es la capacidad máxima instalada en el Ibal en este momento. Pero al Ibal le están llegando 600 litros de Cay, 1500 del río Combeima y súmele 2008 litros que vienen de Cócora, eso daría 3.108 litros por segundo, es decir, es más el agua que le va a llegar que la infraestructura existente en estos momentos para tratar esa agua.

E.O: Usted es una persona conocedora de este tipo de proyectos y con una amplia experiencia, ¿Considera factible lo que se está proyectando para el acueducto de los barrios del sur de Ibagué?

L.F.D: Vapi considera que es infame y cruel no suministrar agua potable por gravedad a los barrios del sur. Es inconcebible devolverles el agua mediante electrobombas. Devolverles el agua otra vez al alto de Boquerón, eso no tiene presentación porque exige indudablemente una planta para un rebombeo que exige unas electrobombas bastante grandes y obviamente una planta eléctrica para que entre en funcionamiento cuando exista energía.

E.O: ¿Este tipo de acueductos son viables financieramente?

L.F.D: Los acueductos bombeados no son viables financieramente. Habrá ciudades que los tengan que hacer por obligación, pero así mismo es el costo del metro cúbico de agua y así mismo le llega la facturación mensual. No encuentra uno razón lógica para aceptar este cambio radical que se le hizo al diseño original en el Acueducto Complementario.

E.O: El cambio del diseño se hizo desde el Gobierno Nacional, pero hay que cuestionar cómo le metieron ese 'gol' a Alberto Girón, gerente del Ibal con amplia experiencia y también al alcalde Jaramillo, una persona inteligente y hasta obstinada

L.F.D: Esta modificación la realizó el Ministerio de Vivienda y se cristalizó en el cuatrienio de Luis H. No sé los intereses que puedan haber existido para hacer este cambio. Indudablemente tendrán muchas razones de tipo técnico para haber hechos estos cambios, pero también existen muchas razones, más allá de las técnicas, para construir la planta de Boquerón.

E.O: ¿Cuál es la diferencia entre el diseño inicial y lo que se plantea ahora?

L.F.D: El diseño original está formado de tal forma que 800 litros quedaban para la planta de Boquerón y los 208 litros por segundo. Ese sobrante se envía para la planta de la Pola. Así está concebido el diseño original pero el cambio que le dieron es que el 100 % del agua va para la Pola, y arriba, en Boquerón no queda nada y los barrios del sur continuarán consumiendo agua no potabilizada y con los racionamientos que han venido padeciendo por más de 50 años, una comunidad bastante grande, de 120 mil habitantes que también tienen derecho para que les lleve agua potable y por gravedad.

E.O: ¿Es decir que este proyecto como se está planteando podría favorecer zonas de expansión, más que a las zonas consolidadas como las del sur de Ibagué?

L.F.D: Indudablemente que sí, pero también le quiero decir que el agua en Boquerón puede abastecer debido a la altura que tiene el lote en Boquerón. Puede abastecer incluso a gran parte de Calambeo.

E.O: ¿Estarían pensando más en el abastecimiento del sector del aeropuerto y de la zona de expansión de la ciudad?

L.F.D: Vapi considera que sí está enfocado hacia esa zona y fácilmente podemos mirar el tanque de la Fiscalía. Ese tanque tiene capacidad de almacenamiento de 10.000 metros cúbicos y es el que va a suministrar el agua para el aeropuerto y Picaleña. El tanque de la Fiscalía es abastecido por las plantas de la Pola, y ese tanque, es el que abastece esos terrenos de ahí para abajo.

E.O: Usted es una persona muy conocedora del tema, muy cercana a Girón y al alcalde. ¿Qué piensa Girón y el alcalde sobre esta situación?

L.F.D: Hace mucho rato no hablo con el alcalde por el famoso problema del proyecto Tempus 49, en donde en seis oportunidades hablé con él y prácticamente estuve fue ladrándole a la luna porque fue en vano las conversaciones que tuve con él. Al doctor Girón lo respeto muchísimo, es un gran hombre, es un amigo personal y lo estimo muchísimo. Asumo que le tocó continuar con este proyecto del Acueducto Complementario siguiendo lo establecido por el Ministerio de Vivienda, la máxima autoridad en Colombia para acueducto. Ese es el diseño y por eso lo están ejecutando de esa forma.

E.O: ¿Pero dónde queda el discurso del alcalde Jaramillo de defender los intereses de los pobres llevándoseles el agua?

L.F.D: La Vapi considera infame y cruel dejar esta comunidad sin agua. Vuelvo y le repito, el diseño original del Acueducto Complementario fue concebido para suministrarle agua potabilizada por gravedad a los barrios del sur durante 24 horas, los 365 días del año. Lastimosamente el Ministerio le dio un giro total. Es lamentable que se proyecte esta obra con una tubería pasando por los barrios del sur, quienes están sufriendo por la mala calidad del agua y que tendrán que ver cómo pasan toda esta cantidad de agua y saber que para ellos no hay ni una gota. Eso es muy duro y desafiante para estas personas.

E.O: ¿No teme que lo gradúen de enemigo de la Administración Municipal por apoyar a las familias de los barrios del sur?

L.F.D: Vapi no está apoyando a nadie. Vapi expresa su concepto al respecto porque esa es la realidad, porque esto es un problema de ciudad, de todos los ibaguereños sin excepción.

E.O: ¿Puede haber intereses de muy altos niveles para construir en zonas privilegiadas de la ciudad y perjudicar a las comunidades del sur?

L.F.D: Eso lo piensa mucha gente.

E.O: Usted tiene 42 años de experiencia en temas de acueductos. ¿Eso le da la experticia suficiente para afirmar que el agua enviada a los barrios del sur desde Boquerón es mejor que devolverla por bombeo desde la Pola?.

L.F.D: No se necesita ser ingeniero civil para pensar así. Una persona común y corriente entiende que el agua allá arriba, por gravedad, es lo que se desea.

E.O: ¿El gerente del Ibal, Alberto Girón, fue miembro de Vapi?

L.F.D: Sí.

E.O: ¿Él no debería conocer la posición de Vapi?

L.F.D: Eso no lo hemos oficiado. Hay que respetar los puntos de vista y tenemos diferencias con lo que a esto respecta. Pero repito, esta decisión no la tomó José Alberto Girón.

E.O: Pero evidentemente se 'tragaron el sapo'

L.F.D: Siguiente pregunta.

E.O: Usted construyó la planta número 2. ¿Cuántos millones costó esa planta?

L.F.D: En este mes está cumpliendo 20 años la planta número dos. En esa época, en 1998, costó 1.800 millones. Siendo alcaldesa Carmen Inés Cruz, el gerente del Ibal era el doctor Jaime Corredor Arjona y el interventor era Alberto Girón.

E.O: ¿Por qué puede costar $40.000 millones todo este proyecto ahora?

L.F.D: No sé porque no conozco diseños, pero para facilitar los números digamos que la planta número 2 hubiese costado $2.000 millones. 20 años después se habrá incrementado 5 veces más su valor,haciendo cálculos a ojo de buen cubero, entonces esa planta de Boquerón podrá costar $10.000 millones, hoy la misma planta que hay en la Pola. Es una planta muy sencilla, no es sistematizada. Creo que no estaría muy lejos de ese valor

E.O: ¿Y los tiempos? Estamos a 14 meses de acabarse el gobierno

L.F.D: No es fácil, hay que entrar a licitar los diseños. Una licitación para unos diseños puede tomarse un mes, otro mes para que presenten propuestas, se irían dos meses más. Luego, sacar la licitación, son tres meses más, luego viene la ejecución, que puede tomar diez o doce meses más, así rápidamente pueden irse unos 22 meses. Yéndoles bien pueden dejar la obra licitada y adjudicada pero no la alcanza a terminar el alcalde Guillermo Alfonso Jaramillo.

E.O: La Administración Municipal calcula que para el 31 de diciembre del 2019 los habitantes del sur van a tener agua

L.F.D: No sé si ellos estarán pensando en que sea rebombeada. Entonces podría ser posible.

E.O: Pero ahí podría incurrirse en un detrimento patrimonial si no se hacen las cosas como se deben. ¿Sale más costoso conducir el agua rebombeada que bajarla por gravedad?

L.F.D: Bajar el agua por gravedad no vale un centavo, pero agua rebombeada si es costoso. Esos costos de energía son bastante elevados.

E.O: ¿Cómo se le podría explicar entonces a los entes de control lo que se pretende hacer con el acueducto para los barrios del sur?

L.F.D: Eso no lo ha podido entender nadie. Es lo mismo que poner la ruana en el piso y tirarse de cabeza para ponérsela. Es absurdo, ilógico. No es razonable desde ningún punto de vista.

E.O: Usted como veedor y teniendo en cuenta lo que ha sucedido en la ciudad ¿considera que es riesgoso ser creativos con el tema de la contratación pública?

L.F.D: Es muy riesgoso. La contratación pública es de un manejo bastante complejo, pero vuelvo y repito, Girón está cumpliendo con unos diseños que fueron aprobados por el Ministerio de Vivienda, Desarrollo y Territorio.

© 2021 All reserved rights.
Diseño y desarrollo web por Micoworker