Pasar al contenido principal

Usted está aquí

El doctorado que tiene en líos al profesor Félix Salgado de la Universidad del Tolima

Investigación
Autor: ElOlfato
Autor:
ElOlfato

Félix Salgado Castillo, uno de los más controvertidos dirigentes sindicales de la Universidad del Tolima, resultó involucrado en líos fiscales y disciplinarios.

Un informe de la Contraloría Departamental obtenido por EL OLFATO, da cuenta del presunto detrimento patrimonial en el que está implicado el docente, por las aparentes irregularidades que cometió en el cumplimiento de una comisión de estudios que le otorgó la institución.

Resulta que, de acuerdo con el documento del órgano de control, Salgado recibió una suma cercana a $42 millones por parte de la UT para adelantar un Doctorado en Planificación y Manejo Ambiental de Cuencas Hidrográficas, el cual iniciaba en agosto del año 2011, pero hasta la fecha no ha acreditado el titulo.

La historia

Salgado contaba con un plazo de cuatro años (a partir del primero de septiembre hasta el 31 de agosto del 2015) para realizar sus estudios doctorales. Sin embargo, al llegar el 13 de agosto del 2015, el profesor solicitó una prórroga de cuatro meses a la comisión de estudios para poder finalizar con éxito su posgrado.

Frente a esto, el Consejo Académico de la Institución le concedió la petición al docente y extendió el plazo de entrega de su título académico hasta el 31 de diciembre del 2015.

No obstante, a finales del año 2016, el sindicalista manifestó la imposibilidad de entregar el título académico, pues según él “no había podido concluir la redacción del documento final de su trabajo”.

A pesar de esta situación, en julio de 2017, Salgado quiso beneficiarse del Acuerdo Nº 017 en el que la UT concedía un plazo adicional de 24 meses a los docentes de planta que aún no habían entregado sus títulos de posgrado.

Sin embargo, el docente no fue beneficiado con esta amnistía, pues pese a que cursó siete de los ocho niveles que conformaban el Doctorado, perdió su calidad de estudiante porque no realizó registros de matrícula por un periodo cercano a los dos años.

“El profesor Félix Salgado Castillo no realizó registros de matrícula, por lo que de acuerdo con lo previsto en el Reglamento Estudiantil, perdió la calidad del estudiante como quiera que no realizó el reintegro en los siguientes cuatro periodos académicos, proceso que debió adelantar como máximo para el periodo académico A-2017”, dice el documento.

A raíz de esto, mediante una auditoría administrativa realizada en la Universidad del Tolima, la Contraloría evidenció hallazgos con incidencia fiscal y disciplinaria. Según el órgano de control, a Salgado se le efectuaron pagos por más de $42 millones, correspondientes a los apoyos económicos para matrícula y para compra de libros.

“Se comprobó que el señor no ha acreditado el Doctorado, por lo tanto, nuestro grupo auditor le ha dejado una suma de $42.679.720, a causa de esa presunta situación que se está evidenciando en la Universidad del Tolima”, manifestó el Contralor Departamental, Edilberto Pava.

No obstante, voceros de la Universidad del Tolima indican que el dinero que le adeuda el docente a la institución es superior, pues durante todos los años de estudio le fueron girados también sus honorarios. En este sentido, la proyección del alma máter apunta a que el monto real sería cercano a los $400 millones.

“Para nosotros, el fallo de la Contraloría queda corto porque no le calcula al profesor todo lo que la Universidad le ha pagado a él durante el tiempo de su comisión”, indicaron los voceros de la UT.

Contraloría pide celeridad a la UT para cobrar el dinero

El informe suministrado por la Contraloría también menciona que, pese a que fue el mismo rector de la Universidad del Tolima, Ómar Mejía, quien puso en conocimiento de las autoridades esta situación, la institución no ha adelantado las acciones de cobro que le corresponden para que estos recursos sean recuperados.

Asimismo, dice que el profesor Salgado no ha asumido por iniciativa propia el compromiso de cancelar el valor que le giró la Universidad.

“Si bien el deber de reembolsar los dineros se fija para el docente beneficiario de la comisión de estudios, de ello se deriva una obligación de hacer para la Universidad, en el sentido de accionar los mecanismos administrativos y los instrumentos jurídicos con que cuenta, a fin de obtener la oportuna recuperación de los recursos, dado que el fin para el cual fueron otorgados, finalmente no se cumplió”, añade el documento.

“La pregunta es: dónde están los recursos, quién está recuperando los recursos de esos apoyos que da la Universidad. Es un mal ejemplo de moralidad pública y nos asusta que la UT no ajuste esas situaciones”, cuestionó el Contralor Departamental.

“Ellos internamente tienen unos procedimientos que deben cumplir, no solamente es denunciar ante la Contraloría”, agregó el funcionario.

UT dice que si adelantará acciones de cobro

Al respecto, voceros de la institución indicaron que a nivel interno sí se adelantarán en los próximos días las acciones pertinentes para declarar como deudor a Salgado. Además, en este proceso también podrían incluirse otros seis docentes que probablemente también incumplieron con su comisión de estudios.

De acuerdo con ellos, se solicitará ante el comité responsable la información oficial sobre cuáles son las obligaciones incumplidas por el profesor y de qué manera las incumplió, con el fin de citarlo y tratar de llegar a un acuerdo.

“Si él va a pagar, se iniciarán los trámites para el reintegro del dinero, pero si dice que no, la Universidad tiene que iniciar un proceso de cobro coactivo contra el profesor”, aseguraron los voceros.

Asimismo, aclararon que si bien las directivas de la institución conocieron de las presuntas irregularidades en mayo de 2017, fue hasta octubre de 2018 que se determinó oficialmente que Salgado no sería acogido por el Acuerdo 017, pues las posibilidades de acreditar su título eran casi nulas. 

“En un principio el Comité de Desarrollo de la Docencia le dijo a todos que eran beneficiarios. Cuando eso pasa, el rector solicita el análisis de caso por caso”, señalaron los voceros.

“La Universidad no podía actuar irresponsablemente. Para qué les concedemos a todos el beneficio, si no todos están en la posibilidad de acreditar el título. Lo que se le debe garantizar al profesor es que se cumpla el debido proceso”, concluyeron.

“Desconozco el informe y no he incumplido”

EL OLFATO se comunicó con el docente Félix Salgado, quien aseguró que desconoce el informe de la Contraloría Departamental.

“Desconozco cualquier acción por parte de la Contraloría y me extraña que no me hubieran consultado, para yo poderme defender. Ni siquiera la Universidad me ha dicho que le debo plata”, subrayó el sindicalista.

Asimismo, fue enfático en decir que él no incumplió con lo que mencionan el órgano de control y la Universidad, pues tiene plazo hasta el 29 de julio de este año para acreditar su título, ya que él asegura haber sido beneficiado por el Acuerdo 017.

“No sé de dónde sacan ese valor ($42 millones). No he incumplido, tengo plazo hasta el 29 de julio de este año para entregar el título”, afirmó Salgado.

De la misma manera, manifestó que la demora para finalizar con sus estudios de Doctorado se ha debido a que no cuenta con los recursos tecnológicos en la institución para culminar su trabajo de grado.

“La Universidad puede decir muchas cosas. Yo cuento con las cartas y documentos en donde se plantea que estoy acogido por el Acuerdo”, acotó Salgado.

Por último, manifestó que estas actuaciones de la UT son producto de una persecución en contra de él, pues ha sido uno de los líderes sindicales que más se ha opuesto a las decisiones del rector Ómar Mejía y del Consejo Superior.

“Yo me he enfrentado contra esta administración por todas las acciones que han hecho en contra de la Universidad. Ellos han intentado enlodarme por todos los lados para poderme sancionar”, añadió el docente.

“Acceden fácilmente a toda mi información, la interpretan como quieren, precisamente para hacerme daño. Han buscado todos los medios, pero yo sigo defendiendo la Universidad”, concluyó.