Pasar al contenido principal

El desplante del presidente Duque con uno de los gerentes de su campaña en el Tolima

Poder
Autor: Redacción Política
Autor:
Redacción Política

La llegada del controvertido gerente de la emisora Ecos del Combeima, Juan Pablo Sánchez, a la junta directiva de la Cámara de Comercio de Ibagué, en representación del gobierno del presidente Iván Duque, ha generado toda una polvareda interna en la entidad y también en las huestes del uribismo en el Tolima. (Ver: Duque nombra el gerente de Ecos del Combeima como miembro de la junta directiva de la Cámara de Comercio de Ibagué)

En primer lugar, EL OLFATO conoció que la designación de Juan Pablo Sánchez como miembro titular no cayó muy bien entre las personas que hicieron parte de la campaña de Iván Duque en el Tolima, debido a que ese lugar iba a ser ocupado por el joven Juan José Botero, de 28 años, economista de la Universidad de Los Andes y especialista en Finanzas del Colegio de Estudios Superiores de Administración, Cesa.

Botero es hijo de un reconocido arrocero de la región y fue uno de los gerentes de la campaña presidencial de Iván Duque en el Tolima, por esa razón todos daban por descontado que él sería uno de los delegados principales del Gobierno Nacional.

Sin embargo, cuentan fuentes del uribismo, Juan Pablo Sánchez habría buscado directamente al senador Álvaro Uribe para que se diera su nombramiento como principal, y Juan José Botero como suplente, como efectivamente ocurrió el 9 de enero pasado, cuando el Ministerio de Comercio publicó el decreto. (Ver decreto de nombramiento)  

Eso fue un verdadero desplante para los jóvenes que hicimos parte de la campaña, para quienes hemos hecho uribismo desinteresadamente”, dijo otra de las fuentes consultadas por esta redacción.

Pues ante este hecho, conocimos que Juan José Botero le dirigió una comunicación al ministro de Comercio, Juan Manuel Restrepo, en la que les informa que no está interesado en ser suplente de la junta directiva de la entidad. (Ver: Carta de Juan José Botero al Ministro de Comercio)

Botero agradeció la designación, pero aseguró que: “por motivos personales, me permito comunicar mi decisión de desistir del nombramiento publicado en el decreto 0020 de 2019”, reza el documento, fechado el 16 de enero.

Este medio de comunicación buscó a Botero, pero dijo que prefería no entregar ninguna declaración pública sobre este hecho.

¿Venganzas personales en la Cámara de Comercio?

Esta redacción también pudo establecer que existe mucha prevención y preocupación al interior de la junta de la Cámara de Comercio de Ibagué porque Juan Pablo Sánchez estaría usando su puesto para “acceder a información privilegiada para sacar ventaja personal, no solo en cuando a las noticias divulgadas en su emisora, sino para vengarse de sus enemigos que estuvieron en la entidad”, señaló otra fuente, que pidió no ser identificada ante el temor de posibles retaliaciones del gerente de Ecos del Combeima.

Sánchez se estrenó como delegado del Gobierno exigiendo información de la contratación de la Cámara de Comercio, durante los últimos cuatro años, justo en el periodo que Enrique Mejía, uno de sus enemigos públicos, ocupó un puesto en la junta directiva.

“Él ha dicho públicamente que la información que exige es para llevarle un informe directamente al presidente Duque, pero todos sabemos que anda desesperado por vengarse de Enrique Mejía, quien lo llamó extorsionista del micrófono”, reiteró la fuente.

Fue en noviembre de 2016, cuando en una entrevista publicada en el diario El Nuevo Día, el comerciante Enrique Mejía cuestionó duramente el ejercicio periodístico de la emisora Ecos del Combeima, mencionando a Juan Pablo Sánchez y a su padre Arnulfo Sánchez, este último muy cercano al expresidente Uribe.

“En una reunión algún día, sí mencioné y di un ejemplo de ese caso, del típico periodismo del señor Juan Pablo Sánchez. Aquí no podemos llamarnos a engaños en algo que todo el mundo dice, que el padre de ese periodismo extorsivo está en Econoticias, esta es una historia que en la calle la comentan, yo lo digo porque lo oigo de los amigos, es ‘vox populi’ en la ciudad, que el señor Arnulfo Sánchez hizo dinero, según dice la gente, extorsionando a la clase política y a empresarios”, aseveró Mejía, quien desde entonces ha librado un pleito legal con la familia Sánchez. (Ver: Entrevista de Enrique Mejía en El Nuevo Día)

En respuesta a ese ataque, Juan Pablo Sánchez, ha buscado insistentemente los contratos que -según él- pudo haber direccionado Enrique Mejía, desde la Cámara de Comercio, para favorecer, supuestamente, a empresas en las que ha participado como miembro de sus juntas directivas como el diario El Nuevo Día.

EL OLFATO buscó al ingeniero Juan Pablo Sánchez para conocer su versión de estos hechos, pero no respondió el mensaje que se le dejó en su teléfono celular.

Asimismo, la Casa de Nariño está indagando si es cierto o no que el presidente Duque o el ministro de Comercio, Juan Manuel Restrepo, le pidieron que presentara un informe detallado de la contratación de la Cámara de Comercio de Ibagué durante los últimos cuatro años.

© 2021 All reserved rights.
Diseño y desarrollo web por Micoworker