Pasar al contenido principal

Usted está aquí

El concierto de un violinista en Ibagué para amenizar el encierro de sus vecinos por la cuarentena

Daniel Oviedo, un músico y docente, decidió irrumpir el silencio de la cuarentena obligatoria ante la expansión del coronavirus y regalarles a sus vecinos un concierto de bambucos y pasillos. Atentos, porque volverá a tocar.
Ibagué
Autor: Redacción Ibagué
Autor:
Redacción Ibagué

Ibagué, como el resto del país, se ha sumido en un encierro como medida preventiva para frenar la expansión del COVID-19 y, con ello, lo único que reina en las calles, que antes estaban llenas de bullicio y personas, es el silencio.

Un “silencio sepulcral” que el maestro Daniel Oviedo Galeano irrumpió. A las 5:00 de la tarde del pasado 23 de marzo, con violín en mano, salió a la puerta de su casa, ubicada en el barrio Santa Barbara, para regalarles a sus vecinos durante 30 minutos un concierto de música colombiana entre bambucos y pasillos.  

“Es que ya es muy harto estar uno guardado, que la gente y todo esté en un silencio sepulcral, hay que romper el hielo y para romperlo hay que conocer, primero, que la música se inicia a partir del silencio. Ahí es donde los vecinos comienzan a asomarse por las ventanas y los balcones y escucharon por media hora buena música, baladas y música colombiana como pasillos y bambucos”, detalla el también compositor y cantante, egresado del Conservatorio del Tolima.

Después de esta gran presentación, los vecinos le brindaron un gran aplauso, así como uno que otro alarido, como el de un joven que le gritó desde su casa: “bravo maestro, ¿y no más?”. (Ver: Alcaldía de Ibagué inició una campaña de recolección y entrega de alimentos a familias vulnerables)

El maestro Daniel, un amante de la música y por supuesto, de su tierra, pues se define como “ciento por mil ibaguereño”, asegura que esta es una gran alternativa para amenizar estos difíciles días que vive el mundo. Por ello, los conciertos continuarán.

“Voy a hacer una listica de diez temas a ver si hoy (25 de marzo) los salgo a tocar, porque luego se me enseñan mal los vecinos, yo conozco mi clientela”, expone entre risas.

Ahora, desearía que muchos más músicos, no solo en Ibagué, hagan lo mismo. “Yo me sueño con estar en Antioquia, en un balcón, escuchando a un trovador, con un tiple, echándole pullas al virus”.

¿Cómo vivir la época del coronavirus?

Daniel, docente del Conservatorio de Ibagué -Amina Melendro de Pulecio, y su esposa Martha, son conscientes de la gravedad sanitaria que se vive, pero eso no les impide seguir disfrutando del amor que tienen por la música, porque es una pasión que le heredaron hasta a sus dos hijos, uno saxofonista y el otro clarinetista.

Por eso, a medida que se pueda, les recomiendan a las personas que se dediquen a hacer más cosas que los hagan felices y les brinden tranquilidad y menos a escuchar noticias, que de pronto lo único que hacen es generarles preocupación. (Ver: Ejército Nacional activa plan de ayuda humanitaria para entregar mercados en las zonas más alejadas del Tolima)

“Nosotros estamos tranquilos, escuchando música y lo mínimo de noticias, hablando con nuestros hijos que están fuera del país, saludando a los amigos y especialmente tocando, componiendo”, comenta el maestro del violín.