Pasar al contenido principal

Usted está aquí

El 70 % de los municipios del Tolima podrían quedarse sin agua en época de sequía

Medioambiente
Autor: ElOlfato
Autor:
ElOlfato

Un informe del Estudio Nacional del Agua, ENA 2018, dado a conocer por el Ministerio de Ambiente y el Instituto de Hidrología, Meteorología y Estudios Ambientales, Ideam, reveló que el 70% de los municipios del Tolima están en riesgo de quedarse sin agua en época de sequía.

De acuerdo con el documento, este desabastecimiento sería producto de tres factores: déficit en la oferta natural, reducción de precipitaciones e insuficiencia en la infraestructura de abastecimiento. (Ver: informe)

“Ahora se nos acerca un gran periodo seco y por eso desde hace tres meses estamos advirtiendo de esa posibilidad”, dijo el Ministro de Ambiente, Ricardo Lozano.

Entre las poblaciones del departamento que se verían afectadas por la llegada del Fenómeno del Niño se encuentran Ibagué, El Espinal, Melgar, Guamo, Mariquita, Honda, Chaparral, Ataco, Cajamarca, Piedras, Ambalema, Dolores, Alvarado,  Coyaima, Natagaima, Villarrica, Valle de San Juan y Rovira. 

Asimismo, el informe señala que el Fenómeno del Niño registrado en el año 2016 es considerado como el más grave del siglo, debido a que causó una sequía extrema que afectó al 85% de los municipios en el territorio nacional. 

Entre tanto, el estudio llegó a la conclusión de que en total hay 391 municipios de Colombia susceptibles a quedarse sin agua. Esto representa un incremento respecto al año 2014, cuando 318 municipios entraron en esta clasificación.

Conpes para enfrentar fenómeno del Niño

Ante la elevada probabilidad de ocurrencia de un fenómeno de El Niño a finales del presente año e inicios de 2019, el Gobierno Nacional presentó un documento Conpes con el cual “se prepara el país para atender un eventual fenómeno de variabilidad climática a través de estrategias de coordinación que permitan reducir sus afectaciones”, explicó Lozano.

Esta política da lineamientos a los diferentes sectores para reducir costos de atención y minimizar los impactos del fenómeno a partir de la identificación de las condiciones de riesgo para la orientación de decisiones y la comunicación oportuna; la reducción de la vulnerabilidad sectorial y territorial, lo mismo que mecanismos de seguimiento a la respuesta y la evaluación de la actuación de las afectaciones e impactos.

“Estamos en la temporada de lluvias y es muy importante que lo entendamos, no obstante, está lloviendo menos de lo que estamos acostumbrados. Lo importante es comprender y prepararnos para lo que será la sequía a final de año y comienzo del próximo”, concluyó el Ministro.