Pasar al contenido principal

Usted está aquí

Duro enfrentamiento entre el secretario General de la Alcaldía de Ibagué y el presidente del Concejo Juan Pablo Salazar

El secretario General, Wilmar Gómez, criticó duramente a Salazar por no haber tenido “valor” para sacar adelante las iniciativas que presentó el alcalde Jaramillo para endeudar más a la ciudad. El concejal no se quedó callado.
Poder
Autor: Redacción Política
Autor:
Redacción Política

El hundimiento en el Concejo de Ibagué de cuatro proyectos vitales para el cierre de la Administración del alcalde Guillermo Alfonso Jaramillo provocó un duro rifirrafe entre el secretario General del Municipio, Wilmar Gómez, y el presidente de la corporación, Juan Pablo Salazar, quien hasta hace pocas semanas fue un concejal gobiernista.

Durante el acto de clausura de las sesiones ordinarias, el secretario Gómez criticó duramente a Salazar por no haber tenido “valor” para sacar adelante las iniciativas que presentó el alcalde Jaramillo para endeudar más a la ciudad y permitirle el uso de vigencias futuras, supuestamente para concluir las obras de los escenarios deportivos. (Ver: Viernes negro para el alcalde Jaramillo en el Concejo de Ibagué)

Gómez afirmó: “Usted -presidente- representa una institución hoy, por supuesto, que no es la misma que hace y tres años. Es una institución distinta, que tiene una dificultad enorme, y usted la afrontó con mucho valor. Pero sí nos hubiese gustado ver el mismo valor para defender los intereses colectivos de la ciudad con las iniciativas que presentamos, que no buscaban otra cosa que seguir proyectando una ciudad hacia el futuro, por encima de los intereses particulares”.

Además, fue directo y les dijo a los cinco concejales que les faltó “grandeza” para asumir el costo político de aprobar medidas que resultan impopulares.

Las decisiones no pueden ser siempre populares y las grandes ciudades se han transformado cuando grandes hombres y mujeres han asumido los costos políticos de tomar esas decisiones en esos momentos”, remató Gómez, quien claramente llevaba un mensaje del alcalde Jaramillo a sus antiguos aliados.

Una vez culminó la intervención del secretario Wilmar Gómez, el presidente del Concejo de Ibagué, Juan Pablo Salazar, tomó el micrófono, subió el tono de voz, le exigió respeto al funcionario y le recordó todos los proyectos que la corporación le ha aprobado al gobierno local.

Yo creo doctor Wilmar que usted cierra las sesiones de una manera grosera, grotesca; como lo que usted refleja en su forma de ser, es parte del reflejo que envía el señor Alcalde a nosotros como corporados (…) Usted no puede ser atrevido a venirme a decir aquí en la corporación, que este Concejo no es el mismo. Yo también he apoyado a esta Administración, mi nombre está en la Procuraduría siendo investigado por la ampliación de la planta de personal”, contestó Salazar.

El cabildante le recordó al funcionario los multimillonarios créditos aprobados para que ejecutaran proyectos como la construcción de colegios de jornada única y la culminación de los escenarios deportivos, iniciativas que tienen resultados muy pobres.

“Yo he sido respetuoso y he hablado claro porque no es una mentira: 47 establecimientos educativos fueron los que quedaron en el Plan de Desarrollo de la ciudad de Ibagué aprobados por esta corporación para jornada única, y hoy solamente se va a entregar uno. ¿Es una mentira eso? ¡No es una mentira! Se equivoca doctor Wilmar Gómez. Les dimos los recursos necesarios para que se siguiera adelante con los escenarios deportivos y solo se van a entregar tres, el de las piscinas olímpicas es un fracaso total”, criticó el cabildante conservador.

Finalmente, recordó que él se opuso a la celebración del polémico contrato para el fallido concierto de Carlos Vives, pero que los “malos asesores” del alcalde Guillermo Alfonso Jaramillo pasaron por alto sus observaciones y lo condujeron a avalar este oscuro negocio que hoy está siendo investigado por la Fiscalía General de la Nación.