Pasar al contenido principal

Usted está aquí

Durante el último año han sido asesinados en el Tolima cuatro reincorporados de las Farc

El más reciente homicidio se presentó el pasado 3 de abril en la vereda Berlín del municipio de Ataco. Según informaron las autoridades, hombres armados llegaron a la vivienda de Carlos Alberto Castaño y lo obligaron a salir hacia una zona boscosa, donde posteriormente lo asesinaron.
Región
Autor: Redacción Región
Autor:
Redacción Región
Foto: EL OLFATO

Los asesinatos de líderes sociales y desmovilizados en Colombia no paran. Tan solo el pasado 3 de abril, en la vereda Berlín del municipio de Ataco, hombres armados acabaron con la vida del reincorporado de las Farc Carlos Alberto Castaño. (Ver: Desmovilizado de las Farc fue asesinado en zona rural de Ataco)

Un hecho que se suma a otros tres asesinatos contra exguerrilleros de las Farc en el departamento durante el último año, según cifras facilitadas por dirigentes del mismo partido Fuerza Alternativa Revolucionaria del Común en el Tolima. 

Aunque el comandante de la Policía del Tolima, Rodolfo Carrero, sostuvo que la comunidad les manifestó “que llegaron cuatro sujetos armados, entran a la casa y sacan al señor. Lo llevan a una zona boscosa y ahí le propinan unos impactos con arma de fuego y ahí le ocasionan la muerte”, la versión que tienen los líderes de derechos humanos del Partido Farc en el departamento es diferente.

Estos reincorporados le aseguraron a EL OLFATO que “seis hombres armados y vestidos de camuflado, desconocemos su procedencia, de qué grupo eran, llegaron a la casa donde él se encontraba, amordazaron a la mujer o la amarraron, no sabemos bien y, posteriormente, sacaron al muchacho al patio y ahí lo asesinaron”.

Al parecer, en la vereda Berlín había otros tres desmovilizados, quienes al percatarse de esta situación alcanzaron a huir. No obstante, hasta el momento, el propio partido desconoce su paradero.  

“Había otros muchachos en la vereda, también reincorporados que se alcanzaron a escapar, huyeron del lugar, tres compañeros más. Desconocemos dónde se encuentren”, informaron.

¿Comunicó algún tipo de amenaza?

“Amenazas individuales no conocíamos, pero como persona en proceso de reincorporación y perteneciente a la Fuerza Alternativa Revolucionaria si han salido varios tipos de amenazas y más que todo de las Águilas Negras, un nombre que les dieron a los paramilitares. Sin embargo, desconocemos el grupo armado que haya cometido este asesinato”, puntualizaron estos integrantes del Partido Farc en el Tolima y Huila.

De hecho, destacaron que este hombre se encontraba trabajando junto a otros seis compañeros de reincorporación en un proyecto productivo con la cooperativa Cooagropaz.

“El muchacho estaba en proceso de reincorporación y con otros seis compañeros estaban trabajando para poner en marcha unos proyectos productivos con la cooperativa Cooagropaz, que es una cooperativa del Huila, eran filian y estaban sacando ese proyecto. Habían comprado una finquita para ellos hacer las labores cotidianas, sembrar sus productos”, comentaron.

Lo más lamentable es que, con este último hecho, el Tolima suma cuatro asesinatos a reincorporados de las extintas Farc en el último año.

“En el último año se han presentado otros tres asesinatos. En el 2019, a comienzos de año también hubo tres asesinatos, dos en el municipio de Planadas y otro en Ataco, de quien no conocimos su nombre, pero sí que estaba proceso de reincorporación”, reportaron los líderes de derechos humanos en el departamento.

Añadiendo que en el Huila también se está asesinando sistemáticamente, pues solo en lo que va corrido de 2020 se han cometido cuatro asesinatos: “Uno en Pitalito, dos en Algeciras y otro compañero en Palermo, tres de ellos en proceso de reincorporación y uno militante del Partido Farc”.

Sin mencionar que el Instituto de Estudios para el Desarrollo y la Paz (Indepaz) arrojó que en los primeros meses del año se han registrado en Colombia 71 asesinatos de líderes sociales y 20 homicidios de excombatientes de las Farc.

El temor por las familias

La seguridad por sus seres amados es una de las mayores preocupaciones de estas personas, pues ya se han visto casos donde son ellos quienes se terminan convirtiendo en las víctimas de estos grupos armados.

“Las familias, es una de las situaciones más preocupantes para nosotros que estamos en proceso de reincorporación, la falta de seguridad que tenemos, son medidas de seguridad que no preservan la vida y que pueden terminar perjudicando a nuestras propias familias:  esposas, hijos, papás, hermanos, porque no lo consiguen a uno y se desquitan con la familia”, afirmaron.

“No hay voluntad política para cumplir los acuerdos”

Los líderes de derechos humanos del Partido Farc en el Tolima dicen que siempre fueron conscientes del paso que dieron cuando dejaron las armas a un lado y decidieron acogerse a los acuerdos de paz. Sin embargo, piensan que hay mucho trecho entre lo que se firmó en el papel y lo que se ha implementado.

“No hay voluntad política para cumplirlos, este presidente no ha hecho nada para acabar con el asesinato sistemático de líderes sociales y dejar su estigmatización, una estigmatización que a veces viene de la misma institucionalidad”, puntualizaron. (Ver: Desmovilizados de las Farc en el sur del Tolima denuncian incumplimientos de los acuerdos por parte del Estado)

Agregando que “el Gobierno ha tomado como caballito de batalla el tema de las disidencias, pero nunca dicen por qué estas personas decidieron volver a empuñar las armas, por ejemplo, que no hay garantías de seguridad, ni cumplimiento de un acuerdo”.

Finalmente, para que lamentables hechos como el asesinato ocurrido contra Carlos Alberto Castaño no vuelvan a ocurrir, sostienen que el Gobierno debe brindarles garantías tanto en la seguridad, como en lo político, económico y social, tal como lo dice el punto tres de los acuerdos.