Pasar al contenido principal

Dos ibaguereños debieron dormir en la variante de Ibagué porque venían de Europa: su tragedia puso en evidencia enormes fallas sanitarias en el Municipio

¿Negligencia? Mujer de 65 años y su hijo de 43 años tuvieron que dormir en la variante de Ibagué porque autoridades no se pusieron de acuerdo con el protocolo en medio de la emergencia sanitaria que afronta el país por el coronavirus.
Ibagué
Autor: Luis Eduardo González
Autor:
Luis Eduardo González
Foto: EL OLFATO

“Ustedes no pueden entrar, ustedes son un riesgo para la ciudad”. Así recibió un agente de la Policía Metropolitana de Ibagué a dos ibaguereños, madre e hijo, de 65 y 43 años, que llegaron de Europa el pasado sábado a la medianoche. (Ver: Un estudiante universitario, el cuarto contagiado con coronavirus en Ibagué)

Un taxi de servicio especial que consiguieron en el Aeropuerto El Dorado, por $680.000, los trajo hasta la entrada a Ibagué, metros adelante de la intersección que une a la capital del Tolima con El Totumo. Allí estaban las vallas que instaló la Alcaldía de Ibagué y la Policía Nacional para impedir el ingreso de personas que pudieran ser portadoras del COVID-19.

Ante la dura respuesta del uniformado, el preocupado hijo le respondió: “Mi mamá tiene nueve cirugías encima, tiene 65 años. Permítannos entrar, llame a una ambulancia para que nos traslade hasta nuestra casa, envíe una patrulla (de la Policía) para que nos siga y compruebe que nos vamos a aislar. Tomen nuestros datos. Nosotros somos responsables y no queremos poner en riesgo a nadie”.

El policía contestó que él atendía órdenes y que no podía permitirle el ingreso a la ciudad. La solución que planteó era esperar hasta el otro día, es decir, el domingo para que la Secretaría de Salud de Ibagué les hiciera las valoraciones médicas y decidiera qué hacer. (Ver: Gobernador del Tolima extiende el aislamiento hasta el martes para que coincida con la cuarentena nacional)

Desesperados, los dos viajeros llamaron a sus familiares para que los ayudaran. “Hacía frío, en el termómetro que traíamos marcaba la temperatura 16 grados centígrados, teníamos 11 horas de vuelo y cuatro más en el desplazamiento por carretera desde Bogotá hasta Ibagué”, recordó indignado.  

Su novia, también desesperada, llamó a las líneas habilitadas por la Alcaldía de Ibagué y la Gobernación del Tolima para orientar a la población en el manejo del coronavirus, pero nadie contestó. (Ver: Líneas para alertar posibles casos de coronavirus en Ibagué y el Tolima no funcionan)

Ella buscaba una solución para que su suegra y su pareja no durmieran en la calle. “Yo vi conectado en el chat de Facebook al secretario de Gobierno de Ibagué, Carlos Portela, vio los mensajes y me dejó en visto”, denunció la joven y aportó unos pantallazos de su comunicación.  

Después de tanto insistir, un funcionario le respondió la llamada en la línea telefónica de la Gobernación del Tolima.

“Yo misma llamé a la línea de COVID-19. Me contestó el señor Gonzalo y me dijo que ese protocolo no tiene que ver con la Secretaría de Salud, así me lo dejó claro en la llamada. Me indicó que, si ya en el aeropuerto les habían hecho el tamizaje, este tema era solo un asunto de fronteras y la Policía tenía que permitir el ingreso a la ciudad”, contó.

Ante la falta de coordinación, los dos viajeros decidieron acostarse a dormir en el pasto. Debieron turnarse por horas para cuidar el equipaje que traían. (Ver: Tenga en cuenta quiénes podrán movilizarse durante la cuarentena en Ibagué y el Tolima)

Nos tocó dormir como unos perros, en el piso. Nos vulneraron los derechos. Yo les decía: nosotros queremos ir a encerrarnos, a cumplir con la cuarentena que ordenó el Presidente de la República. Pero el policía no aceptó argumentos”, insistió. (Ver: El drama que vive una ibaguereña en Italia por cuenta de la masiva expansión del coronavirus)

Al día siguiente, a las 7:00 de la mañana, hubo cambio de guardia y otro uniformado fue más sensible a la situación. “Él nos escuchó, dijo que haría un par de llamadas y nosotros esperamos. A las 8:30 de la mañana, nos ayudaron a pedir dos taxis y nos vinimos para la casa”, narró.

Dijo que quiso dar a conocer su drama, no solo por el mal momento que vivió junto con su mamá, sino para demostrar lo frágil que es el protocolo sanitario establecido por la Alcaldía de Ibagué para evitar la propagación del coronavirus. (Ver: Presidente Duque declaró confinamiento obligatorio por 19 días)

“Nosotros nos vinimos de Europa cuidando cada paso que dábamos, porque no nos queríamos infectar. Siempre usamos guantes, tapabocas, desinfectantes. Traíamos termómetro para tomarnos la temperatura. Sabemos la gravedad del asunto y por eso queríamos llegar a casa. Es más, en Bogotá, en El Dorado, nos revisaron y nos permitieron ingresar al país”, expresó el hombre de 43 años.

Además, en el hipotético caso que estas personas fueran portadoras del virus, el riesgo de contagio habría sido altísimo. (Ver: El calvario de la joven que estuvo en observación por sospecha de coronavirus en Ibagué)

Primero, porque la Policía Nacional los dejó en la calle junto con otros viajeros que llegaron de Estados Unidos y las familias venezolanas que duermen en la zona.

Segundo, utilizaron dos taxis para desplazarse a su casa, provocando la exposición no solo de los conductores sino del resto de usuarios que tomaron esos vehículos el domingo. (Ver: Polémica por millonario cobro a primera paciente con sospecha de coronavirus en Ibagué)

“Lo correcto era que nos hubieran revisado los señores de las ambulancias, que usan los trajes de protección y, que, preferiblemente, ellos nos hubieran llevado hasta la casa para no exponer a nadie. Hoy, en este momento, la Secretaría de Salud no sabe que nosotros llegamos de París y España, dónde vivimos ni cómo nos llamamos”, concluyó.

Responde la Secretaría de Salud de Ibagué

Johana Aranda, secretaria de Salud de Ibagué, lamentó lo ocurrido y anunció que investigará este caso.

Además, dijo que contactará a los dos viajeros para presentarles excusas por lo sucedido y ordenarles, de ser necesario, el test para el coronavirus.  

Diseño y desarrollo web por Micoworker
© 2020 All reserved rights.