Pasar al contenido principal

Usted está aquí

Desmovilizados de las Farc en el sur del Tolima denuncian incumplimientos de los acuerdos por parte del Estado

Estos excombatientes, quienes hacen parte de la ETCR El Oso, en Gaitania, aseguran que el Gobierno Nacional les ha fallado, principalmente en la entrega de las tierras que les permitiría iniciar sus proyectos productivos y una nueva vida con sus familias.
Región
Autor: Redacción Región
Autor:
Redacción Región
Foto: EL OLFATO

Decepcionados se encuentran los desmovilizados de las Farc en el sur del Tolima ante los constantes incumplimientos de los acuerdos de paz por parte de este Gobierno Nacional.

Por un lado, no les han hecho entrega de las tierras donde ellos iniciarían sus proyectos productivos y por otro, tampoco han hecho presencia en temas referentes con educación, salud, vivienda digna o alguna de las otras necesidades que ellos presentan y que prometieron ser suplidas mientras estos excombatientes cumplían con su parte: reintegrarse a la vida civil.

“El proceso de paz ha sido algo muy lindo en lo escrito, es la paz en los territorios, la conformación de nuevos comités, de asociaciones de mujeres para sacar adelante un proceso de paz, pero el cumplimiento ha sido muy malo. El Gobierno con lo que tiene que ver con la implementación no ha cumplido”, explicó Julieth Villa, desmovilizada de las Farc en el Tolima.

Ante esto, se han visto en la obligación de buscar otras maneras de satisfacer sus necesidades y las de sus familias, lo que ha llevado a que cada vez sean más los excombatientes que decidan marcharse de la ETCR (Espacios Territoriales de Capacitación y Reincorporación) de la vereda El Oso, ubicada en el corregimiento de Gaitania del municipio de Planadas.

“La verdad en todo nos han fallado, porque lo que tiene que ver con los proyectos productivos lo primordial es la tierra y tierra no tenemos. Acá, que es donde vivimos, fuimos acreditados 316 excombatientes, 316 guerrilleros en su momento, y hoy en día solo quedamos 70, debido a la situación que ha habido acá”, indicó Villa.

Para ella, la mayoría de esos 246 desmovilizados que salieron de su espacio territorial, tuvieron que desplazarse hacia sus lugares de origen, a donde sus familias, ante la falta de oportunidades y el incumplimiento del Estado con las ayudas pactadas.

Porque no solo sufren los excombatientes, sus familias también se ven seriamente afectadas. José, otro reinsertado de la antigua guerrilla de las Farc, contó que en una casa viven hasta tres familias, cuando son estructuras tan sencillas que, incluso con cualquier lluvia, se les entra el agua.

“Necesitamos que nos den una casa mejor que estas, porque si llueve se entra el agua y en cada casa vivimos como tres familias. Lo que necesitamos es que mejoren esa situación y tener tierra para trabajar, por ejemplo yo tengo conocimiento en café, en sembrar hasta café especial, pero nosotros no tenemos tierra para sembrar y sacar nuestros productos”, puntualizó.

Sin mencionar que tampoco cuentan con una atención digna en salud, cuando entre ellos hay personas afectadas física y mentalmente por la guerra, adultos mayores postrados en sillas de ruedas y decenas de niños que necesitan atención de pediatría, entre muchas otras urgencias básicas.

“Nos estamos dando la mano con los que un día nos dimos plomo”

A pesar de todos estos incumplimientos, ellos no abandonan su sueño de seguir trabajando por la paz del departamento y el resto del país.  

“Tenemos muchas necesidades, pero esas necesidades nos hacen fuertes para seguir luchando con este proceso de paz y las comunidades que nos acompañan. Ahorita estamos viviendo en una zona de tranquilidad, tenemos al Ejército, a la Policía, hay excombatientes, yo creo que esa es una muestra muy grande porque nos estamos dando la mano con los que un día nos dimos plomo, con los que un día fuimos enemigos”, expresó Julieth.

Y es que no solo ellos entienden la importancia de este proceso y la necesidad de que el Gobierno Nacional les cumpla con los acuerdos.

El mandatario municipal de Planadas, Jhon Jairo Hueje, fue enfático a la hora de decir que el Estado debe ser más proactivo. “Hemos celebrado que estos integrantes de las antiguas Farc estén comprometidos con la paz, pero creo que el Gobierno tiene que hacer unos esfuerzos mayores para que estas personas vean que les están cumpliendo con las actividades propuestas en los acuerdos de paz. Aquí hay una actividad valiosísima del Estado, pero requerimos que la inversión social sea transformadora para el territorio”.

Ricardo Orozco se comprometió a ayudarlos

El Gobernador del Tolima aseguró en medio de su visita el pasado 13 de febrero a esta vereda en Planadas, que trabajará arduamente para fortalecer a esta población en temas de emprendimiento, como la marca propia de café que ya tienen, así como en educación superior y un segundo idioma.

“Queremos ayudarles, fortalecerlos en temas de emprendimiento, en temas de educación superior, vamos a colocar una zona wifi, vamos a fortalecer la parte productiva, pero hay un proyecto que me enamoró hoy y es el turismo a Marquetalia, ya le he dado la directirz al Secretario de Educación de capacitarlos y a través de una universidad pública o privada darles la oportunidad de que adquieran un segundo idioma, el inglés”, sostuvo Orozco.

Agregando que ya le ha pedido a la comunidad europea que les ayude en esta iniciativa de promocionar la ruta Marquetalia, como una posibilidad económica para los reincorporados.

Presencia de la Comisión de la Verdad

El pasado 13 de febrero la Comisión de la Verdad hizo presencia en este espacio con el objetivo de generar diálogo entre la comunidad y la institucionalidad para tomar acciones puntuales en la no repetición del conflicto armado.

“El análisis y las decisiones tomadas durante la jornada fueron el fruto de mesas de trabajo planteadas en cinco líneas: territorio, infancia y adolescencia, desarrollo económico, salud y seguridad. Entre otros, estuvieron presentes funcionarios de la Gobernación del Tolima, la Alcaldía de Planadas, la Fuerza Pública y las agencias que trabajan temas de paz”, comentó la Comisión.

Entre todos los temas que se tocaron, hicieron especial énfasis en la marca de café El Tercer Acuerdo, en el que participan excombatientes, indígenas Nasa Wes’x y familias caficultoras de la región, un proyecto vital para demostrar la importancia del cumplimiento de lo pactado entre ellos y el Gobierno.

Finalmente, el comisionado Carlos Ospina dijo que “es emblemático hablar de la no repetición acá donde nacieron las FARC, dónde ´tirofijo’ toma este nombre cuando asesina a un Sargento en la plaza del corregimiento de Gaitania, cuando aquí nacieron las autodefensas liberales, las autodefensas campesinas  y cuando ha sido una región muy  olvidada por el gobierno; pero hay un contraste muy significativo, hoy hablar de no repetición es cierto, las montañas están llenas de café, frijol y de diversas comunidades que resisten en la esperanza de la paz”.