Pasar al contenido principal

Cumbre de la América del Norte vs la América del Sur y Cuba

“Equidad para la prosperidad” decía el presidente Rafael Correa, invirtiendo el sentido del slogan de la VII Cumbre de la Américas, “Prosperidad para la equidad”. Este simple parafraseo nos muestra claramente las visiones opuestas de gobernanza, que enmarca cada sistema de pensamiento tanto del  “Sur” como del “Norte”, vistos en la llamada “histórica” Cumbre.

Mientras para América Latina, el discurso y las relaciones deben centrarse en la Equidad, los DDHH, la soberanía, el buen vivir, el Norte responde con el discurso del crecimiento económico y el progreso. Mientras uno habla con acento caribeño del proceso histórico del intervencionismo y los ríos de sangre dejado por esta política en el continente, el otro habla de la negación de la historia.

El Clint Eastwood  negro, nos dice de manera hegemónica que el problema no ha sido la dominación histórica norteamericana, sino nuestro sistema de pensamiento que es necesario cambiar. Nos lo dice de manera soberbia e irrespetuosa, osándose llamar demócrata, desatendiendo ante las cámaras un  relato histórico y revolucionario de un viejo sabio, ausentándose para no escuchar la solicitud del pueblo Venezolano de no ser visto como amenaza.

Para él, los Derechos Humanos se supeditan a la libertad de opinión y de prensa, mientras que desde el sur se le responde con democratización de medios, exigencias de soberanía financiera, gobernanza internacional de internet, no militarización del ciberespacio, y echar al suelo las sanciones económicas y bloqueos comerciales.

En fin lo que se pedía a grandes discursos desde el Sur y Cuba, ya que Centroamérica se ve totalmente sometida al Norte, era un cambio de relaciones en el hemisferio, a lo cual se respondió con el discurso pragmático del oeste norteamericano, una histórica fotografía de apretón de manos como mensaje a Rusia, pero la negación de una declaración conjunta, que dé soluciones a los problemas estructurales del continente.

Una visión aún excluyente e irrespetuosa desde el Norte que solo les interesa seguirnos viendo como su patio trasero, frente a una visión latinoamericana, que sigue en la lucha por despertar de la larga noche de los 500 años.

@Alejzuluaga

© 2021 All reserved rights.
Diseño y desarrollo web por Micoworker