Pasar al contenido principal

Usted está aquí

Iván Ramírez

Columnista ElOlfato.com

Cuentos chinos

Desde que el mercante veneciano Marco Polo regresó de una grande estadía en la China en pleno siglo XIII, después de seguirle la huella a la ‘Ruta de la Seda’, surgió la famosa historia del ‘cuento chino’, a raíz de sus vivencias que con exagerados detalles le narró a un amigo escritor, quien con posterioridad las publicó para el deleite del mundo europeo.

Es tan popular este remoquete, que la Real Academia de la Lengua Española, lo incluyó dentro del léxico, definiéndolo como “un embuste, una mentira disfrazada de artificios; una mentira ingeniosa, elaborada y adornada para resultar más creíble.

Conveniente este preámbulo, porque los chinos están de nuevo en la tarea de dominar con sus productos el mercado mundial, denominándola como la segunda ‘Ruta de la Seda’, y de manera coincidente nuestro Alcalde Guillermo Alfonso Jaramillo, como un moderno Marco Polo, les sigue su rastro desde el inicio de su mandato, trayéndonos de sus viajes de placer y de negocios, cuentos chinos que de manera ingenua una gran mayoría de coterráneos se los ha creído.

En este, su tercer periplo por el gigante asiático como gobernante, debo recomendarle que aproveche los descansos entre las agotadoras sesiones y reuniones que hacen parte de su  apretada agenda, para contratar de manera directa - como le gusta hacerlo - algunos bienes y productos que los importadores y contratistas del Municipio de Ibagué, nos están suministrando a precios muy altos y gran parte de ellos, de deficiente calidad.

Las luminarias del estadio Manuel Murillo Toro, porque todo indica que va a requerirse su cambio, porque las instaladas por los contratistas proyectan sobre la grama la sombra de los jugadores y el árbitro, que en los partidos transmitidos por televisión se hace más notoria, generando una mala producción. De suyo, que allá las consigue, de mejor calidad y por la quinta parte del precio al que le fueron facturadas.

Los tubos que faltan para terminar el Acueducto Complementario. Es mejor que siga el ejemplo de su ex pupilo Alberto Girón y los deje comprados. Así los tres próximos alcaldes se turnarán para contratar su instalación y la promesa de terminarlo se cumpla en el año 2030. De esta forma nuestra líder Edy Gómez, cumplirá el anhelo de partir la gigantesca torta donada por los constructores que pudieron realizar sus proyectos urbanísticos gracias a la disponibilidad de agua timada a los mas de 100 mil ibaguereños habitantes de los barrios del sur de la ciudad.

Unos 50 juegos de pesebres navideños, para instalarlos en diciembre en los parques biosaludables. Hay de varias calidades y hasta desarmables. Así se evita un nuevo proceso penal al final de su mandato y le quedan de herencia a Leonidas López para que los reutilice, porque con lo maltrechas que van a quedar las finanzas del Municipio y a los precios que usted contrató, nos tocará rezar la novena sin pesebre.

Por razones de espacio me veo obligado a suspender la lista, pero sé señor Alcalde, que en procura de su próxima aspiración a la Gobernación del Tolima, lo más recomendable es que por este corto tiempo que le queda de mandato, opte por quedarse callado y retome los cuentos chinos cuando emprenda su próxima campaña. Un feliz retorno.