Pasar al contenido principal

¿Cuál es el futuro del Triángulo Sur del Tolima?

Desde Coyaima se escucha el reclamo de miles de indígenas y campesinos que no entienden como la mayor inversión hecha en su municipio está a punto de convertirse en un elefante blanco. Estará también el epicentro de disputas entre las comunidades indígenas y los representantes del Estado, cuando los primeros se cansen de ver pasar el agua por los grandes canales al frente de sus fincas y no poder usarla en sus cultivos.

Y es que terminadas las inversiones de un poco más de medio billón de pesos en el Triángulo Sur del Tolima, nadie da razón de los aproximadamente 600 mil millones de pesos que se requieren para concluir un proyecto que, desde los años setenta, está llamado a traer progreso y desarrollo a una región con la que se tiene una alta deuda social.

Solamente existe el anuncio, desde el Plan Nacional de Desarrollo, de planificar el uso eficiente del agua en zonas de vocación agropecuaria, garantizando operación y sostenibilidad de los distritos de riego (incluido el Triángulo Sur), y mejorar las vías terciarias para el desarrollo productivo del triángulo del Tolima.

Cierto desconsuelo se percibe de parte de los líderes indígenas, de los miembros de la asociación de Usuarios del distrito de riego, y de los actores vinculados al proyecto cuando se habla sobre el futuro inmediato del proyecto.

Para la actual vigencia 2015, en el plan de acción del Instituto Colombiano de Desarrollo Rural – Incoder- aparece una inversión de  41 mil 601 millones de pesos, adjudicados en el presupuesto de inversión de esta entidad para adicionar el actual convenio que tiene como objeto: “adelantar las obras de Fase III del proyecto de gran escala Triangulo del Tolima” (Convenio FONADE 195040).

Sin embargo aún no se ejecuta porque se espera contar con los recursos de contrapartida para su inversión. También aparece la proyección de un convenio con la Alcaldía de Coyaima para la administración de las obras del proyecto Triangulo del Tolima, por valor de $1.200 millones de pesos.

Como el distrito está dividido en cuatro sectores la idea es terminar inicialmente un primer sector de cinco mil hectáreas con una inversión de $65 mil millones, utilizando los $41 mil millones del presupuesto del Incoder y con una contrapartida por 24 mil millones de pesos del gobierno departamental que este no tiene y de la cual tampoco se habla.

De otra parte, desde Coyaima existe la demanda de apoyar la ejecución de programas sociales, los cuales podrían tener un valor mensual aproximado 120 millones de pesos, actividades que sin ninguna duda se necesitan pero que tampoco tienen un apoyo claro para su inversión. Aunque en el Plan de Acción del Incoder aparece el apoyo e implementación de programas de desarrollo rural con enfoque territorial en el marco de la estrategia de ‘Contrato Plan’. Precisamente fue en Coyaima en donde se firmó el Contrato Plan sur del Tolima entre el gobierno Nacional y el Tolima.

Así las cosas, por ahora, el futuro del Triángulo Sur no están claro.

© 2021 All reserved rights.
Diseño y desarrollo web por Micoworker