Pasar al contenido principal

Usted está aquí

Contraloría investiga a la Gobernación del Tolima por posibles sobrecostos en dos contratos para kits alimenticios

El primer contrato presentó un presunto sobregiro del 28 %, es decir, de $1.190 millones, mientras el segundo fue del 31 %, el cual reflejaría una diferencia de 1.197 millones.
Región
Autor: Redacción Región
Autor:
Redacción Región
Foto: EL OLFATO

La Contraloría General de la República abrió investigación a la Gobernación del Tolima por posibles sobrecostos en dos contratos de kits alimenticios y de elementos de aseo para la atención de las familias más afectadas por la contingencia sanitaria del COVID-19 en el departamento.

Según el órgano de control fiscal, el primer contrato por el que se abrió indagación fue el celebrado entre el Gobierno Departamental y la empresa Sierra Pineda para el suministro de 55.000 kits por valor de $5.500 millones, el cual habría presentado un presunto sobregiro del 28 %, es decir, de $1.190 millones.

“El valor del componente de mercado de cada kit, de acuerdo a lo pagado en el contrato, ascendió a $69.798, y el valor del componente de aseo de cada kit a $30.202, para un total de $100.000 por cada kit que, multiplicado por los 55.000 kits adquiridos, arroja el valor total del contrato objeto de cuestionamiento de $5.500 millones”, sostuvo la Contraloría.

Ante ello, llevaron a cabo una verificación de precios, tomando como referencia las cifras de Colombia Compra Eficiente. (Ver: Lo que se desconocía de los $16.000 millones en contratos que entregó la Gobernación del Tolima por la emergencia del coronavirus)

Esto los llevó a establecer que “se tiene un valor total por los kits de $4.309 millones y, restándole esta cifra al valor total del contrato ($5.500 millones), se aprecia una diferencia de $1.190 millones, lo cual supone un sobrecosto del 28 % en el valor del contrato”.

El segundo contrato cuestionado es el ejecutado con César Augusto Trilleras Castro, representante legal de Enred Group SAS, para la provisión de 50.000 kits alimenticios y de elementos de aseo por un valor de $5.000 millones.  

Al parecer, al analizar la información contractual el órgano de control fiscal evidenció ausencia de información sobre la entrega efectiva de los kits, así como de los beneficiarios de los mismos. (Ver: Procuraduría suspende por tres meses a la Secretaria de Salud del Tolima)

“En primer lugar, el valor del componente denominado kit alimenticio, de acuerdo a lo pagado en el contrato, ascendió a la suma de $77.189 y el valor del componente de aseo a $22.557 para un total de $99.747 que, multiplicado por los 50.000 kits adquiridos, arrojó el valor de $4.987 millones, monto que difiere a la señalada en el contrato objeto de estudio, que fue de $5.000 millones”, reveló esta entidad fiscalizadora.

Después de realizar el mismo proceso de verificación con el ejecutado con la empresa Sierra Pineda, establecieron que se tiene un valor total por los kits de $3.802 millones y, al sustraer esta cifra del valor total del contrato (5.000 millones) se refleja una diferencia de 1.197 millones, lo cual para la Contraloría supone un sobrecosto del 31 % en el valor total de contrato.