Pasar al contenido principal

Construyendo caminos para la paz

La ciudad de Bogotá fue anfitriona de la dieciseisava cumbre de premios nobel de paz, en donde veinte galardonados dialogaron sobre la necesidad de paz en el mundo y de la relación que esta tiene con el desarrollo y progreso de la humanidad. Por ser el encuentro en Colombia, el proceso de paz con las FARC estuvo presente en la agenda y en la declaración final buena parte se refirió a éste.

En la declaración final denominada Construyendo Caminos Para la Paz, los galardonados hicieron un llamado a la comunidad internacional para que respalden la implementación del acuerdo.

La ruta por ellos planteada incluye la garantía de la presencia del Estado y sus servicios en las zonas más afectadas por el conflicto; el desminado del territorio; la puesta en marcha del sistema de justicia transicional; programas de desarrollo rural, de sustitución de cultivos ilícitos y de reparación a las víctimas; el combate a la violencia generada por bandas criminales, como las integradas por antiguos paramilitares, y la reincorporación de los exguerrilleros a la vida civil, incluida la participación en política de las FARC, una vez cumplido su desarme.

Otros temas globales también fueron objeto de diálogo.

Durante el evento fue notoria la incomodidad mundial que existe en torno a las posiciones populistas, nacionalistas excluyentes y de proteccionismo en varias potencias del mundo y en especial del presidente de los Estados Unidos de América, Donald Trump. En la declaración final se plantea estas posiciones como un reto para la comunidad internacional, ya que desafían el orden y la paz mundial.

El desarrollo sostenible, sus objetivos mundiales, y el cambio climático también fueron objeto de análisis en las discusiones durante el encuentro siendo referidas en la declaración final. Según esta las mayores amenazas existenciales para la humanidad son el cambio climático y la degradación del medio ambiente.

Para los Nobel de Paz las crisis globales que impiden el desarrollo sostenible y que cobran víctimas en varias regiones del mundo, son la pobreza endémica, la injusticia social, el trabajo infantil, la violencia urbana, la violencia sexual contra mujeres y niños, la trata de personas, el narcotráfico y los efectos de la guerra contra las drogas.

Estos problemas, al igual que el terrorismo presente en muchos sitios del mundo, se podrán combatir mejor si se garantizan la justica social, las instituciones democráticas y el buen gobierno.

El llamado a la acción que hacen los nobel de paz es trabajar por el desarrollo incluyente, la paz sostenible, encarando las causas profundas de la pobreza y la guerra, dando prioridad a la Agenda 20230 de las Naciones Unidas y sus 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible.

La declaración también invita a avanzar en el desarrollo e implementación de políticas coherentes e interrelacionadas, que promuevan un desarrollo armónico y sostenible de nuestras sociedades y que genere paz, prosperidad y bienestar para todos enfatizando la importancia de reducir la desigualdad.

Del encuentro y su declaración final queda la conclusión que alcanzar la paz es una tarea de todos.

© 2021 All reserved rights.
Diseño y desarrollo web por Micoworker