Pasar al contenido principal

Conozca las cinco glorietas más peligrosas de Ibagué

Investigación
Autor:
Autor:

Es innegable el riesgo que corren vehículos y peatones en las glorietas de Ibagué. La congestión es evidente, al igual que la ausencia de control vial. Aunque el número de accidentes y su periodicidad varían según cada una, los ciudadanos reconocen que las imprudencias son el pan de cada día. ELOLFATO.COM recorrió cinco de las principales glorietas de la ciudad y cuestionó a los ibaguereños sobre el peligro al que se ven sometidos a la hora de cruzar estas zonas.

Los cruces alrededor del Estadio Manuel Murillo Toro

Han pasado cerca de 24 horas después del más reciente accidente en la carrera Cuarta con calle 37, en el sector del Estadio Manuel Murillo Toro. Un adulto mayor fue arrollado por un carro particular al intentar cruzar del Estadio hacia el barrio Los Mártires. Según vecinos del lugar, los choques o atropellos suceden, en promedio, una o dos veces por semana.

Sandra Milena López, trabajadora de un local comercial, afirma que dicho cruce es el mayor peligro que corren los niños que estudian en la Institución Educativa Leonidas Rubio Sede 2-Margarita Pardo, así como para quienes asisten al Comedor Comunitario. La mayoría de ellos deben cruzar todos los días hacia el Estadio para regresar a sus casas, exponiéndose a la alta velocidad con que habitualmente los vehículos transitan al dar la curva.

La llamada ‘avenida Fantasma’, ubicada en el barrio los Mártires, y que desemboca en la carrera Cuarta, es la intersección en la que se presenta la mayor cantidad de choques entre vehículos: “Aquí no se sabe quién es el que tiene que hacer el pare. Se supone que los que van saliendo de Los Mártires tienen que hacerlo, y respetar a los que vienen de la Cuarta, pero muchos van a mil y por eso suceden los accidentes”.

Los jóvenes que entrenan fútbol en la cancha alterna del Estadio también se ven afectados por la ausencia de medidas para controlar las imprudencias. En general, solo cuando hay partidos del Deportes Tolima existe una vigilancia permanente de la Policía de Tránsito, que pone a disposición conos y reductores de velocidad para regular el flujo de vehículos.

Glorieta de la avenida Mirolindo

Son tan frecuentes los accidentes en la Avenida Mirolindo que en el último mes al menos dos o tres ambulancias se parquean en las zonas aledañas para atender cualquier emergencia.

Rolando Cabezas, trabajador de la empresa de repostería Inavigor Ltda., indica que la falta de visibilidad de las señales de tránsito o su ausencia, contribuye al caos vehicular que se vive a toda hora. “Un gran problema es que los vehículos nunca paran porque la señal no es visible, y como hay mucho tráfico, los conductores no se respetan entre sí, sobre todo en horas pico. Realmente, solo a las mulas les paran”.

Al ser la glorieta de Mirolindo el punto clave para el paso de transporte de carga, y la salida o tránsito de los viajeros (por dirigirse a La Variante), la congestión es mayor que en otras avenidas.

Otro factor que se suma al peligro de este sector, es que, en temporada de lluvias, se han vuelto habituales las inundaciones en las carreteras, lo que hace que las llantas de los vehículos puedan deslizarse. “Hubo una ocasión en que una mula se volcó. Tomó muy rápido y cerrada la curva y, como estaba además mojado, se dio la vuelta. No hay un buen alcantarillado que ayude a prevenir esto”, señala Cabezas.

En promedio, cada diez o quince días se presenta algún accidente en la glorieta de Mirolindo, de acuerdo a algunos comerciantes. Hay quienes dicen que la ciudad se creció y “las calles se quedaron pequeñas”, por lo cual se necesitan otras vías de acceso para mejorar la movilidad.

Glorieta del Centro Comercial la Estación

Los ibaguereños que viven en las zonas residenciales aledañas al Centro Comercial La Estación expresan preocupación por los peligrosos cruces que deben hacer a través de la glorieta ubicada en la avenida Ambalá con calle 60.

Rusvelt Palacios, quien vive en un conjunto cerrado cercano, considera que un puente peatonal daría solución a las “maromas” diarias que deben hacer él y sus hijos en las diferentes intersecciones. “Siempre que traigo a los niños al centro comercial o cuando me dirijo a mi casa, hay dificultad para pasar. Me toca poner la mano haciéndole la señal de pare a los carros para que me permitan cruzar. Es una situación bastante angustiosa e incómoda que se repite siempre”, señala Palacios.

cruces peligrosos0

Pero las faltas no son solo de los vehículos particulares, transporte público o motos, sino también de los peatones, de acuerdo a Carmenza Valderrama, conductora de taxi desde hace nueve años. “La gente también comete muchas imprudencias. Tanto a los conductores como a los peatones nos falta solidaridad para dejar pasar al otro. Muchos, por ejemplo, no tienen presente cómo son las normas en una glorieta”.

Además del constante flujo vehicular, dos imprudencias especialmente agravan el grado de peligrosidad. Según Marco Faride, trabajador de un taller de aluminio, “los motociclistas se bajan en contravía por encima del andén, sobre todo los que trabajan en el centro comercial; y los carros, al pasar por la glorieta, se alcanzan a subir en los bordes”.

Por lo menos cinco de los siete días de la semana se presenta un atropello o choque vehicular, de acuerdo a trabajadores y vecinos.  Aunque diariamente se cuenta con un Policía de Tránsito que regula la circulación de carros, motos y rutas de servicio en dirección al norte, los ciudadanos afirman que no es suficiente para la tensa movilidad en el sector.

Glorieta calle 45 con carrera Quinta

Lo que principalmente se presenta en este importante punto de la ciudad son roces entre vehículos, sobre todo entre carros particulares, según afirma un vendedor de dulces que lleva diez años ubicado cerca al sitio de comidas rápidas Presto. “Pueden presentarse incluso dos o tres veces por día. Las calles son muy estrechas, y no dan abasto para tanto carro y moto”, señala. Cruces Peligrosos_17

Y si el riesgo es alto para los vehículos, lo es más para los peatones, quienes intentan cruzar rápidamente la carrera Quinta esquivando el tráfico. “Como la gente va tan afanada, yo a veces les recomiendo atajos. Por ejemplo, a los que van en dirección hacia el SENA, les digo que bajen hasta el Centro Médico Javeriano y pasen por la estación de Texaco”, indica el vendedor.

Glorieta Terminal de Transportes de Ibagué

Pese a la cercanía del Comando de la Policía Metropolitana de Ibagué, la Terminal de Transportes no cuenta con un control permanente entre las carreras Primera y Segunda, con calle 19.Cruces Peligrosos_27

Henry Hernández, comerciante del sector, afirma que el atropello de personas es el accidente más frecuente, cuyos principales responsables son los conductores de motos, por la alta velocidad con que bajan por la carrera segunda. “Por lo regular, esto se da cada veinte días, y tanto el peatón como el chofer tienen la culpa. Por lo menos ayer arrollaron a un adulto mayor. Yo creo que deberían poner cebras o algún tipo de señalización”.

La situación también se torna riesgosa para los viajeros y los residentes de barrios aledaños al Terminal de Transportes, como el Eduardo Santos y el sector del Combeima.

La respuesta de la Secretaría de Tránsito

Frente a esta situación, Maribel López, secretaria de Tránsito de Ibagué, dijo que la instalación de cámaras, la disposición de vigías de tránsito y patrulleros escolares son las principales estrategias que implementará esta administración para solucionar los problemas de movilidad. (Ver: Mujeres vigías de tránsito iniciarán prácticas en Ibagué).

“Estamos 'ad portas' de recibir los recursos que nos envía la Agencia Nacional de Seguridad Vial para actuar en estos puntos  neurálgicos. Hay 20 puntos en los que se va a trabajar, incluidas las glorietas que ustedes mencionan”, señaló López.

Lo anterior hace parte del proyecto para establecer el Observatorio de Seguridad Vial, el cual tendrá como fin detectar imprudencias y así tomar a tiempo las medidas pertinentes para que no continúen ocurriendo accidentes.

López también dijo que la Secretaría de Tránsito ha adelantado un estudio que toma como muestra piloto la glorieta de la Universidad de Ibagué. “Hemos encontrado que está mal diseñada, por lo que planeamos redireccionarla para generar mayor fluidez vehicular. Este tipo de estudios los extenderemos a otras glorietas para tomar decisiones y hallar la mejor solución, sea rediseñar, implementar semaforización, pasos peatonales o levantar taches en las vías”, afirmó López.

Entre tanto, mientras se ejecutan las acciones mencionadas, los peatones de la ciudad continúan haciendo señales de pare con las manos frente a los vehículos para poder cruzar, y el tráfico se torna cada día más convulsionado y accidentado.

© 2021 All reserved rights.
Diseño y desarrollo web por Micoworker