Pasar al contenido principal

Confinamiento de dos días busca favorecer a los afiliados de Fenalco y perjudicar al resto de la economía local

La Alcaldía de Ibagué admitió que la decisión de suspender las actividades laborales el próximo lunes tuvo en cuenta un sondeo de esta agremiación y sus ventas. ¿Pero qué pasa con el resto de empresas?
Ibagué
Autor: Redacción Ibagué
Autor:
Redacción Ibagué
Foto: Alcaldía de Ibagué

“Por encima de cualquier decisión está la vida de los ibaguereños”. Con esta frase, el alcalde de Ibagué, Andrés Hurtado, defendió la implementación de la estrategia de cinco días de productividad y dos días de confinamiento, con la que espera reducir la velocidad de contagio del COVID-19 en la ciudad.

Sin embargo, la iniciativa sanitaria tendría un interés particular y no uno general. 

Hurtado reveló que, en el análisis para definir los días de confinamiento, en los que incluyen días laborales, se tuvo en cuenta un insumo presentado por la Federación Nacional de Comerciantes, Fenalco, seccional Tolima.  

Se trata de una encuesta realizada por ese gremio, la cual mostró que las ventas de estos negocios aumentan hasta en un 40 % el día sábado, mientras que el lunes la actividad comercial se reduce sustancialmente.

“Mientras que el lunes, es el día con más personas en la calle, pero salen a hacer diligencias en las notarías, en entidades bancarias y vienen de otros municipios a reabastecerse”, explicó el Alcalde.

Por esa razón, el confinamiento del próximo fin de semana empezará a las 5:00 de la tarde del sábado y se extenderá hasta la medianoche del lunes, para no afectar a los negocios afiliados a Fenalco, entre ellos, centros comerciales y grandes superficies.

De modo que, la Alcaldía de Ibagué terminó favoreciendo a unos pocos y afectando al resto de la economía de la ciudad, como, por ejemplo, los pequeños negocios del centro de la ciudad, el sector inmobiliario, las notarías, los consultorios médicos, los centros de acondicionamiento físico -terapéutico-, los almacenes, las peluquerías, los parqueaderos y las panaderías, entre otros. 

Esta medida, se mantendrá dos semanas más y, en ambas, se tiene en cuenta lo expuesto por Fenalco.

La semana siguiente, el confinamiento empezará el jueves 6 de agosto, a las 10:00 de la noche, y se levantará el sábado a la medianoche. La idea es que los clientes hagan sus compras el domingo. 

Después, el sábado 15 de agosto, volverá el toque de queda desde las 5:00 de la tarde y se levantará a la medianoche del lunes.  
 
“Con los tres fines de semana siguientes nos vamos a ganar 10 días en confinamiento, que, sin lugar a dudas va aplanar la curva y va a generar ese efecto de ralentizar el número de contagios en Ibagué, pero también aprovechando la semana productiva. Los fines de semana los dedicamos a descansar. Los fines de semana estamos con nuestras familias y lo que queremos es que la gente esté confinada”, reiteró el mandatario.

Fenalco ha sido un aliado incondicional del alcalde de Ibagué, Andrés Hurtado, y parece que ese respaldo público y mediático influyó en sus decisiones administrativas.

Finalmente, la directora ejectutiva de Fenalco en el Tolima, Alba Lucía García, dijo que la encuesta a la que se refirió Hurtado se hizo entre 150 afiliados. 

Diseño y desarrollo web por Micoworker
© 2020 All reserved rights.