Pasar al contenido principal

Concejo de Ibagué ¿Repetiremos la historia?

Órganos como el Concejo Municipal deberían darse a la tarea de colaborar para sacar a la ciudad del debacle en el que ha sido sumida, para esto su actuar debe dejar de ser incoherente, tímido con lo importante y pobre en sus propuestas.

Quisiera pensar que un Concejo poco renovado no tendrá efectos sobre la continuidad de estas dinámicas y que todos tienen claro su papel. Nuestra política local no es mejor por muchas razones y sin desconocer que una de ellas pasa por nuestras propias acciones y omisiones como ciudadanos, sin lugar a dudas actores como el Concejo Municipal tienen gran responsabilidad en posibilitar algún cambio o en seguir favoreciendo malas gestiones.

Para quienes no lo tienen tan claro, por supuesto creo que esto lo saben perfectamente lo concejales, el Concejo es una corporación político administrativa que debe ejercer el control político sobre la administración municipal, lo que debería dar lugar a procesos políticos y administrativos eficientes y transparentes.

Este tiene funciones normativas, administrativas y de control político muy importantes y de carácter constitucional. Estas funciones le posibilitan al Concejo que sus decisiones se conviertan en normas jurídicas, que puedan decidir sobre el funcionamiento y la administración del municipio y ejercer control sobre algunos funcionarios de la administración municipal como secretarios, jefes de departamento, personero, contralor, entre otros.

No sobra recordarles a nuestro honorables concejales, a propósito de que casi la mitad de estos repiten curul, que su gestión anterior fue bastante cuestionada, su imagen bastante negativa y su gestión muy mal percibida; lamento este comentario por quienes consideran han hecho una buena labor, pero no olviden que estamos hablando de un órgano colegiado, aun cuando esté conformado por 19 concejales.

De acuerdo con los resultados de la Encuesta de Percepción Ciudadana Ibagué Cómo Vamos, durante todos los 4 años del periodo anterior, quienes consideraron buena la gestión de este órgano no superó el 18% de los ibaguereños.

En resumen, el concejo representa a la población del municipio, por tanto lo que debería primar en su interior son las discusiones alrededor de los problemas y necesidades de esta. Se avecinan importantes decisiones y procesos de planeación, el diseño y la implementación de políticas que den solución a múltiples problemáticas son prioritarias para la ciudad.

No solo yo quiero tener la esperanza de que la historia no se repetirá, ojala este Concejo sea capaz de actuar en favor del interés común y no olviden realmente por qué y para qué están allí.

*Politóloga y exdirectora del Programa Ibagué Cómo vamos

© 2020 All reserved rights.
Diseño y desarrollo web por Micoworker