Pasar al contenido principal

Usted está aquí

Cerca de 250 hectáreas de bosque fueron consumidas por un incendio forestal en Carmen de Apicalá

Debido a las altas temperaturas y la quema de su hábitat, distintas especies de fauna silvestre como venados, serpientes, coaties, armadillos, aves, entre otros han tenido que desplazarse a otros terrenos o han muerto en el lugar.
Medioambiente
Autor: Redacción Medioambiente
Autor:
Redacción Medioambiente
Foto: Cortolima

La Brigada de Gestión de Riesgo de Cortolima, Bomberos Voluntarios y unidades del cuerpo de Bomberos del municipio de Carmen de Apicalá, lograron controlar en un 90% un incendio forestal que completó tres días, provocando la pérdida de por lo menos 250 hectáreas de vegetación en este municipio del Oriente del departamento del Tolima.

Hasta el momento la conflagración, que al parecer se presentó por causas humanas, se ha extendido por predios de tres veredas de Carmen de Apicalá ("Peñón Blanco", "Novillos" y "Cuatro Esquinas") y han consumido por lo menos 250 hectáreas de cultivos de Pan coger, que tardarán varios años en recuperarse.

Cortolima manifiesta que los vientos habituales del mes de agosto, sumado a la sequía de los terrenos por las pocas precipitaciones que se han presentado durante los últimos 2 meses, las altas temperaturas y la irresponsabilidad de algunas personas que continúan con prácticas de las prohibidas “quemas controladas", arrojando colillas de cigarrillos, vidrios y otros elementos propicios para iniciar fuego, aumentan considerablemente la probabilidad de que se inicien incendios forestales.

Debido a la quema de su hábitat, distintas especies de fauna silvestre como venados, serpientes, coaties, armadillos, aves, entre otros han tenido que desplazarse a terrenos seguros e incluso algunos no han logrado huir a tiempo, muriendo en el lugar.

Por otro lado, socorristas aseguran que la falta de apoyo y solidaridad de la comunidad, también ha sido un factor negativo, debido a que no han brindado apoyo ni para la extinción de las llamas, ni para guiar el equipo por rutas menos extensas.