Pasar al contenido principal

Usted está aquí

Capturado investigador del CTI por el delito de homicidio

El hombre llevaba 24 años en el Cuerpo Técnico de Investigación de Ibagué y habría participado en un homicidio.
Justicia
Autor: Redacción Justicia
Autor:
Redacción Justicia
Foto: EL OLFATO

Un investigador del CTI, de la Fiscalía seccional Tolima, fue capturado en la mañana del viernes en el barrio San Diego de Ibagué, señalado de los delitos de homicidio agravado y concierto para delinquir con fines de narcotráfico. El funcionario fue identificado como Juan Carlos Cuéllar Romero.

Cuéllar haría parte de una organización criminal conocida como ‘La Nacional’, dedicada al tráfico de estupefacientes en grandes cantidades, las cuales eran comercializadas, principalmente, en Ibagué, Popayán, Putumayo, Neiva y Ecuador.

La organización era dirigida por Gabriel Adolfo Mateus Morales, quien fue asesinado por sicarios, presuntamente, con la ayuda del investigador del CTI. El homicidio ocurrió en mayo del 2017.

Según lo relatado por la Fiscalía, el asesinato de Mateus se habría planeado luego que dos de los integrantes de la organización viajaran desde Colombia hasta Ecuador con un cargamento de cocaína avaluado en más de $700 millones de pesos, y aparentemente, se habrían auto robado. Los hombres eran conocidos con los alias de ‘El Negro’ y ‘Jairo’.

Tras el supuesto robo, los integrantes de la organización, entre ellos el funcionario del CTI, le cobraron a Mateus el dinero invertido de la mercancía robada. Sin embargo, este último terminó siendo asesinado.

Así asesinaron Mateus

Cuéllar Romero, del CTI, le propuso al líder de la organización, Gabriel Mateus, contratar a unos sicarios para que localizaran a ‘El Negro’ y a ‘Jairo’, quienes llevaban el cargamento. Los hombres contratados para asesinarlos pertenecían a la oficina de cobro de Pereira.

Una vez localizados, los sicarios pidieron $50 millones más para entregar detalles del lugar donde se encontraban, pero Mateus se opuso.

Ante la negativa, los homicidas se contactaron con Carlos José Robayo Escobar, alias ‘Guacamayo’, miembro del cartel del Norte del Valle y socio de ‘Los Urabeños’, quien es familiar de las personas que se habían robado el cargamento, para avisarles que Gabriel Mateus los estaba buscando para asesinarlos.

Con esa información, ‘Guacamayo’ pago $300 millones para que los sicarios acabaran con la vida de los integrantes de la organización ‘La Nacional’.

Cuéllar se salva, al parecer, porque ayuda a la ubicación de Mateus y terminaría siendo cómplice de su asesinato.