fbpx Cada casa, un laboratorio | ELOLFATO.COM - Noticias de Ibagué y Tolima Pasar al contenido principal

Cada casa, un laboratorio

Reflexionando un poco sobre este momento de mi vida y haciendo un breve balance sobre mi misión como esposa y madre, pero además pensando sobre la mejor manera de aportar un grano de arena a la construcción de un país mejor para todos, desde escenarios más privados como el hogar, surgieron algunas preguntas que quiero compartir con ustedes: 

¿Cómo puedo aprovechar mejor mis días?  

¿Cómo puedo hacer de mi casa un mejor lugar para todos? 

¿Cómo puedo SUMAR y no RESTAR a la convivencia familiar?

Soy profesora de un colegio de secundaria, y me encanta leer sobre pedagogía y educación y en esa búsqueda de ser mejor en lo que hago, me encontré con un artículo del pedagogo italiano Francesco Tonucci, en el que aconseja a los padres sobre cómo ayudar a los chicos en la educación y sugiere que hagamos de cada casa un laboratorio de enseñanza de los contenidos académicos; profundizando en ese principio, pensé ¿y si hacemos de cada casa un laboratorio? 

Así que, quiero invitarlos a que asumamos de manera intencional nuestro rol de MAESTROS que Dios nos ha delegado como padres y hagamos de nuestra casa un laboratorio para la fe, la piedad, el amor, la solidaridad y la paz.

Nuestra casa es el principal escenario para el aprendizaje de las virtudes humanas más importantes:

  • Es en la casa, no en la escuela, donde se equipa con principios y creencias a los seres humanos para la vida
  • Es en la casa, no en la escuela, donde se estructura el carácter sólido de hombres y mujeres íntegros y honorables 
  • Es en la casa, no en la escuela, donde se diseñan las virtudes y valores que nos permitirán enfrentar con honor los desafíos más oscuros de la vida.
  • Es en la casa y no en la escuela, - con palabras, consejos y ejemplo, donde forjamos las almas nobles que no se tuercen ante las propuestas indecentes de este mundo enfermo de inmoralidad.
  • Es en la sala de la casa y no en el parque, donde se aprenden los modales y la ética para la vida en comunidad.
  • Es en la cocina de la casa y no en el restaurante, donde aprendemos que cocinar para los que amamos, alimenta el alma y no sólo el cuerpo.
  • Es en la casa, no en la escuela, donde pasamos a la siguiente generación la “posta” de la fe y el legado de la verdadera moralidad.

Así las cosas, si la casa es el primer escenario de aprendizaje, entonces NOSOTROS como como padres, madres, abuelos, hermanos y tíos somos maestros de la vida y formadores de almas. Así que la propuesta del maestro Tonucci cobra sentido; y yo quiero invitarlos, a que hagamos de CADA CASA UN LABORATORIO:

UN LABORATORIO PARA LA FE Y LA PIEDAD

UN LABORATORIO PARA LA VERDAD Y LA INTEGRIDAD

UN LABORATORIO PARA EL AMOR Y LA TOLERANCIA

UN LABORATORIO PARA PAZ Y LA DEMOCRACIA

¡UN LABORATORIO PARA LA VIDA!

© 2022 All reserved rights.
Diseño y desarrollo web por Micoworker