Pasar al contenido principal

Bajísima participación en una consulta que costó $18 mil millones

Ibagué
Autor:
Autor:

“Las elecciones sin mermelada no despiertan el interés de los electores. Si no hay plata o promesas de puestos, la gente no vota”, dijo Julián Pérez, uno de los pocos ciudadanos que se acercaron a las urnas este domingo para participar en las consultas internas de los partidos políticos Centro Democrático y el Polo Democrático.   

En el caso de Ibagué, el Centro Democrático escogía su candidato oficial a la Alcaldía de Ibagué entre los aspirantes Emmanuel Arango y Álvaro Montoya mientras que el Polo Democrático elegía sus delegados al IV Congreso Nacional de esa organización política.    

La Registraduría Nacional del Estado Civil organizó esta jornada electoral en la que se invirtieron 18 mil millones de pesos.

Después de un recorrido realizado por los diferentes puestos de votación se evidenció que ni la izquierda ni la derecha colombiana lograron movilizar a los ciudadanos, por lo menos en la capital del Tolima.

En dos de los puntos de votación con más ciudadanos aptos para sufragar, como son las sedes de las universidades Cooperativa y CUN, se encontró que a las 3:00 de la tarde no habían votado más de 250 personas.

Por ejemplo, en la universidad CUN, donde se habilitaron dos mesas, y a las 3:06 de la tarde habían participado solamente 133 ciudadanos.

También se encontró una mayoría de simpatizantes del Polo Democrático. Claro que hay que aclarar que la consulta del partido de izquierda era abierta (no tenía que ser militante). La del Centro Democrático era sólo para los militantes de esa colectividad.

En la mesa número uno de la Universidad CUN, se habían entregado 53 tarjetones del Polo y 25 del Centro Democrático mientras que en la mesa número dos: 45 del Polo y 10 del Centro.

A las 6:00 de la tarde se conocerán los resultados, informó la Registraduría Nacional del Estado Civil.

Electores poco informados

Otra característica de esa jornada democrática fue el desconocimiento de la mayoría de electores.

Varios ciudadanos llegaban a las urnas sin saber a qué iban. Así lo registraron los reporteros de ELOLFATO.COM.  

“Yo vine porque me dijeron que viniera y votara”, dijo una ciudadana en la sede de la CUN, mientras sacaba de uno de sus bolsillos un papelito con un número anotado. 

Otros votantes se preguntaron: ¿Es justo que los contribuyentes paguemos estas consultas de los partidos políticos? ¿Deberían organizar sus propios mecanismos internos y pagarlos con sus propios recursos?   

© 2021 All reserved rights.
Diseño y desarrollo web por Micoworker