Pasar al contenido principal

‘Asotrauma no debería permitir a Gonzalo Vargas trabajar en la clínica’: víctima de presunto abuso sexual

La mujer aseguró que junto a su hija menor de edad son usuarias de Asotrauma y clama justicia para que no se permita al presunto abusador trabajar en ese lugar.
Justicia
Autor: Fernanda Rojas
Autor:
Fernanda Rojas
Foto: EL OLFATO

Una de las siete presuntas víctimas de Gonzalo Vargas Ramírez, el médico ortopedista que volvió a su labores en la clínica Asotrauma, dijo que el especialista no debería estar trabajando en este centro asistencial mientras sea investigado por la Fiscalía.

La mujer, de quien no revelamos su identidad por protección, clama justicia y aseguró que tanto ella como su hija menor de 13 años de edad reciben la atención en Asotrauma, por lo cual se ve en la obligación de acudir al mismo lugar donde está la persona que habría abusado de ella.

“Me parece injusto que él continúe en la clínica atendiendo pacientes. Están en riesgo la integridad de muchas mujeres y hasta de menores de edad. Pienso que él es un peligro para la sociedad y no deberían permitir que trabaje en la clínica. Está en riesgo la vida de mi hija, porque asiste allá al igual que yo”, expresó la víctima.

El 8 de febrero de este año la mujer acudió a Asotrauma junto a su hija, allá se enteró que Vargas Ramírez llevaba una semana trabajando en el área de urgencias y dijo que quedó en shock por la situación. (Ver: Médico acusado de presunto abuso sexual de siete pacientes volvió a laborar en Asotrauma)

“Me di cuenta que el señor estaba nuevamente laborando allá y me tomó de sorpresa. Uno revive momentos y cuando hablo de ese tema es incómodo. No debería estar ejerciendo su cargo, ni debería estar en Asotrauma, así sea en urgencias y tenga una asistente, creo que donde él está, hace daño y no me parece justo, y lo peor es que él va seguir como si nada”, señaló.

La mujer no encuentra una razón suficiente para que la clínica vinculara nuevamente del ejercicio profesional a Vargas Ramírez y afirmó que su salud mental y emocional se han visto afectadas.

“Tengo daños emocionales y mentales por esta situación. Yo tenía cita esta semana con mi hija y no fui capaz de asistir, tuvo que ir el padre. Que él esté en un mismo lugar es una amenaza para uno”, exclamó.

Ella recalcó que teme a que el proceso contra el médico ortopedista quede en la impunidad. Dijo que son varias personas las afectadas, pero con el pasar de los años algunas de ellas han desertado, porque consideran que no obtendrán una justicia.

Por lo tanto, pide a la clínica recapacitar de su decisión y, que esta vez, sí tomen en cuenta las quejas de las usuarias y aparentes víctimas.

Además, indicó que la defensa del acusado ha intentado solucionar el proceso reparando a las víctimas con una indemnización económica y que ella no lo ha aceptado, porque por encima está su dignidad y sería aceptar que lo hechos no pasaron.

“Nos iban a reparar con dinero. Es posible que nuevamente el señor y su abogado nos quieran ofrecer la ‘plata’ para lograr un preacuerdo con eso, pero yo le dije a mi abogada que no recibiré nada e iré hasta el final, hasta que se termine el proceso”, aseguró.

El médico ortopedista es investigado por los delitos de acceso carnal abusivo con incapaz de resistir y actos sexuales con incapaz de resistir. El gerente de Asotrauma, Martín Botero, indicó a esta redacción que se debía obedecer las disposición del Juez y que su reintegro se debió a que existía todavía un vínculo contractual con el presunto abusador. 

© 2021 All reserved rights.
Diseño y desarrollo web por Micoworker