Pasar al contenido principal

Usted está aquí

Así manipularon las cámaras de Perales

Investigación
Autor: Luis Eduardo González
Autor:
Luis Eduardo González
Foto: EL OLFATO

Bastante costoso le podría salir al exadministrador del aeropuerto Perales de Ibagué, Andrés Fabián Hurtado, haber permitido la utilización de la pista de esta terminal para competencias de automóviles la noche de 3 y la madrugada del 4 de abril de este año, como lo denunció el 28 de mayo ELOLFATO.COM.

Hurtado, quien sería precandidato a la alcaldía de Ibagué por el partido Liberal, tendrá que responder ante la Procuraduría General de la Nación no sólo por haber permitido los ‘piques’ ilegales sino también por haber ordenado, presuntamente, la manipulación de las cinco cámaras de seguridad que tiene el aeropuerto.

Por lo menos así lo confesó uno de los guardas de la empresa de vigilancia contratada por la Aeronáutica Civil. Una fuente en Bogotá nos entregó copia de los videos que hoy soportan las investigaciones contra Hurtado en la Aerocivil y en la misma Procuraduría.

Las imágenes muestran que las cinco cámaras de seguridad del aeropuerto Perales, de manera extraña, dejaron de grabar entre las 9:53 de la noche y las 2:48 de la madrugada del 4 de abril.

Fuentes de la Procuraduría en la capital del país dijeron que Hurtado está en serios problemas porque estos videos probarían que habría una acción premeditada para intentar ocultar lo ocurrido esa noche. Incluso, las grabaciones por poco no pueden ser aportadas a la investigación porque  el circuito cerrado de televisión guarda el material durante 40 días, y los funcionarios de la Aerocivil llegaron a Ibagué a recoger las evidencias el día 38, informó una fuente de la entidad.

Cámara Uno:

Está ubicada en el acceso frontal, funciona normalmente y hace giros de 360 grados. Esta cámara monitorea el pasillo interno, desde las oficinas de las aerolíneas hasta el restaurante. Esa noche del 3 de abril, extrañamente, llega un auto hasta las barricadas que instalan las autoridades en el acceso al aeropuerto Perales.

Uno de los vigilantes corre desde su puesto de control hasta el vehículo que hace cambio de luces. La conversación dura varios minutos y la cámara funciona normalmente. Sin embargo, a las 9:53 de las noche, el dispositivo electrónico se detiene, deja de girar a la derecha, y lo dirigen para enfocar una pared durante casi cinco horas. Y así permanece hasta las 2:58 de la mañana cuando retoma su funcionamiento normal.

Cámara dos:    

Esta cámara está ubicada en la torre de control. Desde allí se monitorea toda la pista y esa noche se observaba un helicóptero. Todo transcurría normalmente cuando de repente deja de grabar el área de la plataforma y la dirigen a una pared de la torre, también durante cinco horas.

 

Cámara tres:

En esta cámara se repite la historia. Está instalada en el segundo acceso del aeropuerto que conduce a la sala de espera y el restaurante. Desde ese ángulo se cubre, principalmente, la había de los taxis. A las 9:53 de la noche, giran la cámara 180 grados y hace un acercamiento a un parasol para bloquear cualquier registro durante cinco horas.