Pasar al contenido principal

Usted está aquí

Alpina desarrolló un jugo de frutas sin ningún aditivo y con empaques reciclables

Alpina desarrolló un nuevo producto hecho exclusivamente de ingredientes naturales, sin azúcar ni edulcorantes añadidos, libres de conservantes y aditivos, y que está envasado en un material que es 100 % reciclable.
Nación
Autor: Sebastián Rivadeneira
Autor:
Sebastián Rivadeneira
Foto: Alpina

Después de aproximadamente 4 años de investigaciones por parte del equipo de investigación y desarrollo de Alpina, la compañía de alimentos incorporó tecnologías novedosas que permiten que los jugos de frutas se conserven hasta por 90 días sin necesidad de utilizar ningún aditivo.

Teniendo al consumidor como el centro de sus innovaciones, la compañía, continúa trabajando para ofrecer nuevas alternativas que satisfagan las necesidades de los consumidores actuales.                                                                                                     

En ese sentido, Alpina desarrolló un nuevo producto hecho exclusivamente de ingredientes naturales, sin azúcar ni edulcorantes añadidos, libres de conservantes y aditivos, y que está envasado en un material que es 100% reciclable.

Los jugos de: fresa, uva, cereza, manzana, piña, limón, mango, así como las infusiones de cidrón, hierbabuena y jengibre, son los ingredientes naturales que componen los sabores que han sido llamados ‘rojo’, ‘verde’  y ‘amarillo’.

“Para Alpina, es una prioridad ofrecer alternativas variadas que permitan satisfacer las necesidades y gustos  de los consumidores. Frutto Litteral es una forma diferente de comerse la fruta,  no contiene azúcares añadidas ni tampoco conservantes. Con este nuevo producto estamos creando una opción  bebible hecha con ingredientes naturales y deliciosos. También optamos por empaques 100 % reciclables que cuentan de forma detallada, y de fácil comprensión para el consumidor, la información nutricional del producto”, afirmó Santiago Peláez, vicepresidente de Mercadeo de Alpina.

Las frutas utilizadas para su fabricación provienen, en el caso de la piña, el mango, el limón y las fresas, de agricultores colombianos. Y en el caso de la uva, la manzana y la cereza, de importaciones. Una vez que la fruta llega a la planta, se realizan procesos de transformación que consisten principalmente en dos etapas: tecnología de cavitación, y extracción y conservación a baja temperatura.

Los jugos de fruta se mezclan con  infusiones de diferentes especies como jengibre, hierbabuena o cidrón. Este proceso se realiza en condiciones frías para garantizar la naturalidad del producto.

Una vez empacado, el producto se almacena en cuartos de refrigeración hasta su proceso por altas presiones, tecnología no térmica que consiste en sumergir el producto empacado en una cámara de agua fría donde se le aplican presiones tan altas que equivalen a las que se presentan en el fondo del lecho marino.

Finalmente, Alpina optó por un envase hecho en material PET que conserva las características propias del producto, su sabor,  su peso liviano, su facilidad para transportarlo y que a la vez es 100 % reciclable. Su tapa y etiqueta también son de plástico reutilizables.