Pasar al contenido principal

Usted está aquí

Marco Emilio Hincapié

Ajustado a la humanidad

Ante los ya casi 300 colombianos que han dado positivo y los cerca de 400.000 a nivel mundial, surgen en nuestras mentes miles de interrogantes y pensamientos que no paran de rondar por todas las esquinas de nuestra cabeza.

Sumado al bombardeo mediático de cadenas y mensajes que recibimos a diario por los diferentes medios de comunicación, redes sociales y demás; nos han puesto a revaluar en medio de la pandemia, varios escenarios fundamentales de nuestra existencia.

Desde nuestro modelo económico, político, social y cultural, muestran qué tan frágil somos y qué tan inhumanos nos hemos convertido, hasta en el acto más humano de relacionarnos entre si hemos perdido la capacidad de comunicarnos.

Sumado al rey de nuestros tiempos, el dinero, pero en situaciones adversas como la que vivimos, prima lo humanos que seamos para sobreponernos a los problemas en medio de valores como la resiliencia, empatía, solidaridad y tolerancia.

Hoy millones de personas se hallan confinados como nosotros, todo por una razón, la esperanza de sobrevivir, el no querer resignarse a la eternidad, unos en situaciones más adversas que otros, pero es aquí donde el mundo nos ha llevado a vivir tiempos diferentes, tiempos más amados, donde pareciera que la tierra ha tomado la determinación de parar su rotación y traslación, para humanizarnos e indicarnos lo que realmente es transcendental y vital en nuestras vidas.

Vivimos en la época de la historia de la humanidad más acelerada, pero hemos perdido el norte de nuestra naturaleza y estamos en un mundo sin control.

Los minutos, las horas y las noches pasan, la humanidad se refugia en lo más preciado de su ser, en la esperanza. Los gobiernos sobreponen los intereses económicos a la supervivencia de los seres humanos, mostrando su carácter egoísta e innegociable con los que ellos han determinado como justo.

En un futuro no muy remoto cuando observemos por los retrovisores de nuestras vidas y veamos lo que hizo el COVID-19, nadie volverá ha ser el mismo y recordaremos estos días hasta el final de los nuestros.