Pasar al contenido principal

Usted está aquí

A 25 días de culminar su mandato, Jaramillo legalizaría polémica adición a contratista del Ibal

Al parecer, en lo que sería un hecho cumplido, el gerente del Ibal, Mario Casas, pretende que la Junta Directiva apruebe la última adición por $2.998 millones del contrato de la fase II del Acueducto Complementario.
Ibagué
Autor: Redacción Ibagué
Autor:
Redacción Ibagué

La Junta Directiva del Ibal se reunirá el próximo viernes para aprobar el presupuesto para el 2020 y la adición de más del 50 % del valor del contrato 202 de la fase II del Acueducto Complementario.

El Ibal ha aprobado tres adiciones al contrato cuyo valor inicial era de $27.442 millones y que pasó a $42.842 millones. (Ver)

La última adición se efectuó el pasado 27 de noviembre por $2.998 como lo denunció EL OLFATO. (Ver: Ibal adiciona por tecera vez contrato de la fase II del acueducto complementario)

Para el abogado Wilson Leal, legalmente el contrato puede ser adicionado en más del 50 % puesto que no se rigió por la Ley 80 y el Ibal tiene un régimen especial de contratación.

No obstante, para el jurista no deja de ser un "abuso" y una falta al principio de planeación.

El exgerente del Ibal Eduardo Bejarano, señaló que lo con lo que se pretende hacer por parte de las directivas del Ibal se estaría frente a un hecho cumplido, pues la última adición que incrementa en más del 50 % el valor inicial del contrato se hizo el pasado 27 de noviembre.

"Es un hecho cumplido y hay que advertir a los entes de control que aquí quieren validar una eventual chambonada en el Ibal, porque usted no puede adicionar sin la anuencia y siguiendo los mecanismos de contratación del Ibal y después buscar la aprobación de la junta cuando ya se ha consumado el hecho, me parece que es un hecho irregular y la Personería debe pronunciarse al respecto", sentenció Bejarano.

El exgerente del Ibal recordó que el 27 de noviembre de 2017 denunció la falta de planeación en la contratación de la fase II del acueducto complementario lo que llevaría a adiciones, prórrogas e incumplimientos contractuales. (Ver documento)

El Ibal ha prorrogado por ocho meses el contrato y el plazo para la entrega de la obra.

El director de Cortolima, Jorge Enrique Cardoso, insiste en que a la fecha el proyecto se ejecuta sin la debida obtención de los permisos ambientales.