Después de las vacaciones, cuidado con los cambios bruscos de temperatura

A pesar de que anualmente varios especialistas e instituciones de salud desarrollan campañas orientadas a prevenir en temporada de vacaciones el contagio de virus o enfermedades relacionadas con el cambio climático, estas se siguen presentando, y una de las razones más frecuentes es la falta de cuidado frente a cambios bruscos de temperatura.

Calor o frío, contribuyen directamente a la propagación de enfermedades respiratorias como la gripe, neumonía, bronquiolitis, crisis de asmas, sinusitis, pulmonía o el  virus sincitial respiratorio (VSR), este último conocido como el microbio más común que causa infecciones en los pulmones y en las vías respiratorias en los bebés y en los niños pequeños. De acuerdo con el Instituto Nacional de Salud, en 2015, el 50% de las consultas médicas por dolencias respiratorias en niños fueron por VSR, la cual, sin el debido cuidado, podría tener como resultado final la muerte de los pacientes.

“Las enfermedades respiratorias agudas son la causa más frecuente de consulta de los niños, especialmente de los menores de 5 años de edad. Si bien es indispensable que el menor reciba atención médica inmediata al momento de presentar síntomas como, dolor de garganta, congestión, ardor en la nariz y fiebre; lo más importante es la prevención con los debidos cuidados, sobre todo, en temporada de vacaciones, que solemos relajarnos y no prestarle atención a prevenir”, expresó Jenny Jurado, Jefe de Pediatría de la Fundación Neumológica Colombiana.

De acuerdo con la Dra. Jurado, estos son las recomendaciones para evitar que su hijo contraiga alguna complicación respiratoria en al regreso de vacaciones:

  1. Lave las manos del menor constantemente. Esta medida es considerada como la más eficaz para evitar cualquier tipo de infección y para prevenir el contagio de virus. Si no tiene en el momento fácil acceso a agua y jabón, utilice gel antibacterial o alcohol glicerinado.

  1. Utilice la ropa adecuada para el clima en el que se encuentre. En caso que viva en climas fríos recuerde utilizar sacos, bufandas y chaquetas que protejan al menor de las bajas temperaturas. Tenga en cuenta que en los climas fríos y lluviosos hay mayor circulación de virus, lo que favorece las apariciones de infecciones virales respiratorias que provocan crisis asmáticas en los niños que la padecen.

  1. Proteja a su hijo de los cambios bruscos de clima. La recomendación es prevenirlos a toda costa. Sin embargo, ante un cambio brusco de temperatura es muy importante cubrir la nariz y la boca del menor. Esta medida podrá evitar que el infante se enferme debido a las fuertes corrientes de aire.

  1. Evite las piscinas si hay sospecha de gripe o congestión. Si su hijo presenta algún cuadro infeccioso es muy importante evitar actividades en las piscinas ya que mediante la natación las secreciones entran en contacto con el agua ocasionando el contagio de enfermedades. Una acción responsable con su hijo y con los demás niños que se encuentren allí jugando.

  1. Vigile los signos de alarma. En el momento en el que su hijo presente fiebre constante, congestión, o dificultad para respirar, consulte con su médico de inmediato y no lo medique sin haber tenido asesoría profesional. Esto podría acarrear mayores complicaciones por mediación equivocada.

Por: REDACCIÓN SALUD

Foto: SUMINISTRADA

Fecha: sábado - 7 enero - 2017