Las andanzas de un alcalde Petrista

Por: EDUARDO BEJARANO

La realidad no puede ser más vergonzosa: La venta del CAM y el lote de la calle 60 servirá tan solo para financiar los estudios y diseños del nuevo Centro Administrativo Municipal (Edificio Inteligente). Nada explica vender inmuebles públicos en las mejores zonas de la ciudad para pagar los estudios y diseños de un edificio que ni tiene lote, que tampoco tiene los recursos asegurados para su construcción y que ni haciendo magia esta administración podría terminar. ¿Estamos ante un descalabro peor que el de los “Mejores Juegos de la Historia”?

Tal parece que como van las cosas, las únicas ferias y fiestas que tendremos en la ciudad serán la feria de promesas incumplidas y el festín que podría derivarse por la sospechosa e inconveniente venta del CAM y el lote de la calle 60.

Y ante la falta de resultados y debido a los crecientes cuestionamientos por temas relacionados con sospechosos procesos administrativos, en una burda y desesperada reacción, el Alcalde de Ibagué decidió victimizarse y sugerir que es un perseguido por su “ideología” Petrista. (Ver: “Comienzan a joder porque soy petrista”, dice Jaramillo a críticos por improvisación en las fiestas)

En cuanto a las promesas incumplidas, y para que los defensores de oficio del alcalde no se mortifiquen y entren en estado shock, es necesario hacer referencia a algunos aspectos consignados en el Plan de Desarrollo (Ver: Acuerdo 006 de 2016 – Plan de Desarrollo), aclarando que en dicho Plan no se consignaron otros temas que todavía esperamos se cumplan, como la compra del Deportes Tolima, la adquisición del helicóptero de la Alcaldía, la venta del Aguardiente Cristal en las fiestas, la culminación de los escenarios deportivos, el parque fotovoltaico o la ampliación de la planta de personal de la Administración Municipal.

Entremos en materia. Al revisar el Folio 148 del Acuerdo 006 de 2016, encontramos varias perlas que no muestran avance alguno, y que dudo mucho que se alcancen a culminar en el tiempo que a Jaramillo le resta frente a la administración local.

En esta página se cuentan, por ejemplo, el famoso tranvía, el cable aéreo, la vía paralela de la Av. Pedro Tafur, la calle 103, el eje ambiental Ibagué – Carrera 13, las intersecciones viales críticas para el SETP (¿cuál SETP?), entre otras.

En la página 117 encontramos otra joya llamada “Ciudad Agrópolis” , también conocida como “Tumbópolis”, invento que aparte de algunos shows mediáticos y numerosos cuestionamientos sobre sus evidentes falencias conceptuales, tampoco tiene mayor avance.

Pero claro, en medio de sus limitaciones técnicas, este Alcalde creyó que con incluir de manera indiscriminada toda suerte de temas en el Plan de Desarrollo, los recursos iban a caer del cielo o que el Gobierno Nacional le iba a patrocinar tanta locura.

Pero en medio de esta desfinanciada lista de mercado en la que se convirtió el Plan de Desarrollo, hay un tema que llama la atención, que avanza viento en popa y que amenaza con convertirse en un nuevo panóptico o en un descalabro peor al que ya vivió Ibagué con los “Mejores Juegos de la Historia”.

En el folio 177 del Acuerdo 006 de 2016 se indica que se “proyecta construir al menos cuatro (4) proyectos haciendo permuta de bienes actualmente improductivos por la construcción de bienes necesarios para la ciudad”. Dentro de esos proyectos se incluye el Centro Administrativo Municipal – “Edificio Inteligente”. Y aquí es donde surgen las sospechas.

Claramente, lo aprobado por el Concejo Municipal sugiere una permuta, no una venta de inmuebles para financiar este novedoso Edificio Inteligente, por lo que la pretendida venta del CAM y el lote de la 60 no se enmarcarían en lo aprobado por el Concejo, especialmente si consideramos que ni el CAM ni lo que está en la calle 60 son bienes improductivos.

Estudios y diseños

Pero hay más. En recientes declaraciones a PyC Noticias, el Secretario de Hacienda de Ibagué, guionista y protagonista de la novela del impuesto predial, indicó que los recursos producto de la venta de estos dos inmuebles serían invertidos en estudios y diseños de la nueva sede de la alcaldía. ¿En serio? ¿Estudios y diseños?

O sea que ni permuta ni edificio inteligente, pues a la luz de estas declaraciones es evidente que se venderán inmuebles productivos ubicados en sitios privilegiados de la ciudad para financiar tan solo unos diseños que corren el altísimo riesgo de quedarse en el papel, pues dicho edificio inteligente a la fecha no tiene lote alguno asegurado para su construcción, como tampoco los recursos necesarios para ejecutar tal obra.

Eso sí, no sería extraño que esos estudios y diseños también los haga Findeter, entidad “amiguis” de esta Administración. O quien sabe, y ya que cada vez son mayores las similitudes entre Jaramillo y Luis H., tal vez veamos nuevamente a Typsa por estas tierras.

¿Habrá alguien detrás de este negocio inmobiliario? ¿Qué amigos de la Administración estarán colaborando para convertir en realidad este sueño jaramillista?

Es necesario entonces que las autoridades indaguen y hagan hincapié en revelar la verdad sobre este inconveniente negocio a los Ibaguereños. Igualmente, es hora que el Concejo haga un debate serio sobre este asunto, haciendo también hincapié en dilucidar si aquí hay irregularidades o intereses particulares ocultos. En fin, hay que hacer hincapié en que la ciudad no puede perder nuevamente por la irresponsabilidad del mandatario de turno.

Post Data: Como ya se indicó, el alcalde insiste en que lo quieren joder por ser Petrista. No señor alcalde, a usted no se le cuestiona por su ideología o preferencias electorales manifiestas. Se le cuestiona y critica por mentirle a la ciudad y por su mediocre gestión. Tal vez algunos se conformen con unos reparcheos y unos parques bio-saludables, pero en materia de transparencia, eficiencia administrativa y gestión de recursos la ciudad esperaba mucho más de usted. Y eso, al final de cuentas, nada tiene que ver con su identidad Petrista… ¿o sí?

Foto: EL OLFATO

Fecha: martes - 15 mayo - 2018