El dudoso censo que le pudo salir barato a la Alcaldía

Por: EDUARDO BEJARANO

En su edición del pasado 2 de octubre, el diario “El Nuevo Día” de la ciudad de Ibagué informó sobre un proceso contractual mediante el cual la Secretaría de Hacienda de Ibagué invertiría $750 millones de pesos para hacer un censo sobre comerciantes en la ciudad de Ibagué. El tema no tendría nada de raro, pues es menester de la administración contar con información detallada, actualizada y precisa sobre los comerciantes y sus actividades. Sin embargo, hay algunos elementos que alertarían sobre la inconveniencia o posible falta de transparencia en este proceso contractual.

En primer lugar, resulta extraño que la información de dicho medio de comunicación sugiera que el presupuesto inicial de la alcaldía para el censo era de $300 millones, pero que después de recibir las propuestas de Acopi y la Corporación Arco el presupuesto se haya ajustado a $750 millones, es decir un modesto incremento del 150% de lo inicialmente presupuestado.

Tal vez el valor de este ejercicio censal ascienda a los $750 millones, vaya uno a saber, pero sería menester de la administración tener otros referentes y cotizaciones relacionadas con los posibles costos del censo, pues a mi juicio tan solo dos propuestas resultan muy pocas para un juicioso y acertado estudio de precios de mercado.

En segundo lugar, volvemos a la eterna polémica entre convenios y licitaciones, pues es claro que de todo se da en la viña del señor: convenios ajustados a la ley y licitaciones amañadas. Y aunque lo informado por el citado medio sugiere que se va a hacer una licitación, debería en este caso en particular evaluarse la posibilidad de celebrar un convenio con la Cámara de Comercio de Ibagué (CCI), entidad que tiene la información, la experiencia y la idoneidad para adelantar esta particular tarea.

Y es que a este respecto no se entiende por qué la administración hace cuestionados convenios para algunos temas con entidades que no cuentan con la debida experiencia e idoneidad, como fue el conocido caso del alumbrado navideño del 2016, pero cuando hay las condiciones de ley para hacer un convenio de asociación prefiere licitar.  (Ver: http://www.elolfato.com/el-lado-oscuro-del-alumbrado-navideno-de-ibague-segunda-parte/)

Pero lo más grave no está en los argumentos hasta aquí expuestos. Para nadie es un secreto que las relaciones entre la administración municipal y la CCI no pasan por su mejor momento, razón por la cual tal vez se prefiera una dudosa licitación a un convenio con este entre gremial. Sin embargo, creo que la administración debería indicar las razones que tuvo para desestimar una propuesta presentada por la CCI el pasado mes de mayo para la realización del mencionado censo comercial. (Ver: http://www.elolfato.com/el-portazo-de-la-alcaldia-de-ibague-a-la-camara-de-comercio/)

En efecto, según una fuente de la Alcaldía, el 19 de mayo del presente año (Ver: Carta CCI), el ente gremial le propuso al alcalde Jaramillo adelantar dicho censo, indicando que se haría con el acompañamiento del Instituto Geográfico Agustín Codazzi (Igac). Pero hay más. La propuesta de la CCI tenía un valor total de $480 millones de pesos, de los cuales la CCI asumía $200 millones (Ver: Propuesta Censo CCI).

En este caso es claro que por la vía de un eventual convenio entre la CCI y la alcaldía, dicho ejercicio censal le hubiera costado solamente $280 millones de pesos a la administración local, por lo que no se entiende porqué se pretende ahora “invertir” $750 millones de pesos, es decir un sobrecosto de $480 millones de pesos.

¿Será que Arco o Acopi tienen más experiencia e idoneidad que la CCI o el Igac en estos temas? ¿Estará la administración municipal tan sobrada de recursos como para feriar el presupuesto de una manera tan irracional? ¿Qué razones técnicas o jurídicas tiene la alcaldía para desestimar la propuesta de la CCI? Una vez más, la administración que se autodenomina transparente y eficiente debería ofrecer una explicación…

Post Data: Valiente gracia tener una nueva terminal aérea en Ibagué con la misma pista de hace décadas que no permite que compañías como LAN, Viva Colombia o Copa puedan operar en el aeropuerto Perales. El paro de los pilotos de Acdac demuestra que el monopolio de Avianca, sumado a las limitaciones en infraestructura aeroportuaria, nos deja desconectados de Colombia y el mundo por vía aérea en un abrir y cerrar de ojos. Muy bonita la terminal, pero seguimos en el pasado.

Foto: ELOLFATO.COM

Fecha: miércoles - 4 octubre - 2017