Cuidado: ‘Humanizar’ a sus mascotas trae consecuencias

Vestirlos, tratarlos como hijos y hasta celebrarles el cumpleaños son algunas de las costumbres de las personas con sus mascotas. Cada día es más común que los dueños de animales tengan comportamientos atípicos y traten de ‘humanizar’ a sus ‘compañeros de cuatro patas’.

Sin embargo, en algunos casos, esta humanización es llevada al extremo. Las razones son múltiples: Soledad, necesidad de afecto, decepción amorosa o gusto.

Un ejemplo de esta situación es el de Linda Carrillo. Para ella, Zeus, un perro de raza yorkshire, vestido con traje amarillo y zapatos azules, es como su hijo.

"Él es mi bebé, me acompaña todos los días. Yo vivo sola desde hace tres años y cuando lo compré mi vida cambió. Le pongo ropita cuando hace frío, me da pesar verlo temblar, sus zapatos le protegen las paticas, que tal que se corte, yo me muero", dice Carrillo.

Frente a estos comportamientos, el sociólogo Fabián Sanabria indicó que algunas personas prefieren tener a su lado una mascota que compartir con otro ser de su especie.

“Muchas personas comparten que un animal es mucho más fiel y leal, más cercano que un humano. Las personas al sentirse defraudadas por alguna decepción o ruptura amoroso recurren a los animales o simplemente es un gusto y una elección de vida”, informó.

Por su parte, el veterinario zootecnista de la Universidad del Tolima, Jairo Echeverry, afirmó que quienes tienen este tipo de actitudes con sus mascotas, los están afectando no solo en su comportamiento, sino en su salud.

"Muchas personas le dicen a los perros mis niños, mis bebés. Todo el mundo quiere tratar a las mascotas como un ser humano, ese es un problema porque entonces también hace que las alimenten como si fueran humanos y cada especie tiene unas necesidades nutricionales, eso aleja a las personas de tener una visión real de lo que están haciendo. Además los perros son animales de manada, y aunque estén domesticados siempre necesitarán contacto con otros canes. Privarles de esto no es sano ni para ellos ni para nosotros, pues el animal puede sufrir de ansiedad, estrés y agresividad", indicó.

Asimismo, aseguró que el perro es un animal carnívoro y que al alimentarlos con comida con altos índices de grasa afecta su organismo.

"Cuando se trata a los perros como personas y les dan arroz, yuca, papa o comida que no necesitan, lo que resulta a larga son problemas. El intestino delgado de un perro por ser carnívoro es muy corto y allí una serie de enzimas cogen las proteínas derivadas de la carne y rápidamente las asimila. Un animal herbívoro o el caso de nosotros que comemos de todo, la longitud del estómago da para que haya procesos de fermentación que no se dan en los carnívoros; entonces cuando uno le da a un perro o gato alimentos ricos en celulosas, van a tener problemas”, aseveró.

Del mismo modo, Echeverry indicó que los dueños de las mascotas optan por bañarlas todos los días debido a que duermen con ellos, causándoles daños cutáneos.

"Los animales no nacieron para ser tratados como personas, los estamos perjudicando. Eso de estar bañándolos todos los días les produce problemas de piel, infecciones y alergias.  No afectemos a esos seres que nos brindan compañía. Hay que entender que ellos son animales y no pueden ser tratados como humanos", concluyó Echeverry.

Por: Lina Ujueta Marín

Foto: TOMADA DE INTERNET

Fecha: lunes - 13 noviembre - 2017